Viernes 22/09/2017. Actualizado 14:30h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Tribuna libre

Lo que Anson me ha robado

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Lo que Luis María Anson me ha robado, sin saberlo, es el título de mi artículo de esta semana. No puedo enfadarme. Su inocencia es total en este robo, que ni es robo

Lo que Luis María Anson me ha robado, sin saberlo, es el título de mi artículo de esta semana. No puedo enfadarme. Su inocencia es total en este robo, que ni es robo. “¿Ha pagado Zapatero dinero a Al Qaida?” era, más o menos, el título que tenía previsto para mi aportación de esta semana a El Confidencial Digital. Pero él se me ha adelantado en su periódico, El Imparcial. Me sitúa ahora en el insensato reto de competir con mi argumentación con la de todo un académico de la RAE. Reto rechazado. Muerto el título se acabó la rabia. Vayamos a lo importante.

20 de marzo de 2008. El buque vasco Playa de Bakio resulta atacado por cuatro piratas, a 230 millas de la costa de Somalia. 26 tripulantes secuestrados. Defensa y Exteriores, Chacón y Moratinos, anuncian operaciones coordinadas para tratar de solventar la crisis. Risitas en el barco ante el anuncio. Los atacantes exigen una recompensa económica. El Gobierno oculta durante días que los piratas han pedido dinero. Defensa envía una fragata para intentar disuadir a los agresores. Erkoreka, en un ataque de nacionalismo español sin precedentes, recuerda colérico a Zapatero que en 2007 se firmó una resolución instando al Gobierno a que las Fuerzas Armadas Españolas protegieran a los atuneros vascos en Somalia. Por supuesto, el gobierno de la paz no envió ningún barco de guerra. El PNV amenaza con exigir responsabilidades después de la crisis. El PP no se entera del secuestro. Están muy centrados en abofetearse unos a otros en la pelea por suceder a Rajoy. Rajoy, por su parte, está ocupadísimo tratando de sucederse a sí mismo.

El ministro de Seguridad somalí, menos dado a la retórica pacifista que su homóloga española, avanza su intención de intervenir por la fuerza para liberar a los secuestrados. Sobre el futuro de los secuestradores no parece albergar dudas: “El castigo para la piratería en este país es la muerte. Serán ejecutados”, detalla con alegría el mandatario. El Gobierno español agradece al ministro somalí sus ganas de ingerir carne de chorizo asaltante, pero le recuerda la condición vegetariana de nuestro ministerio de Defensa. Moratinos explica que España –o sea, él- quiere una “solución pacífica”. Entretanto, en vista del éxito, llegan al barco español seis piratas más para sumarse al secuestro. Fuentes no oficiales me aseguran que esa noche los piratas celebraron un botellón en la cubierta norte del Playa de Bakío para festejar las intenciones vegetarianas del ministro Moratinos.

Final feliz. O casi. Los secuestradores abandonan el barco, seis días después del inicio del asalto. De la Vega, llena de gozo, proclama el triunfo de las negociaciones de la diplomacia española. Un periodista le pregunta si se ha pagado algo por el rescate. Tuerce el gesto. Mira el cielo. Ni afirma ni desmiente: “Nuestros servicios de información siguen trabajando”, puntualiza insinuando que los secuestradores no se irán de rositas. En 24 horas se confirma que se ha pagado un rescate de 1,2 millones de dólares a los piratas. Un agente del CNI se ha encargado de realizar el pago a los secuestradores que, como hemos sabido después, ascendió hasta 1,5 millones de dólares.

 

Un supuesto asaltante del Playa de Bakío explica en el periódico Al Liwa por qué eligieron un barco español: “Descartamos a pesqueros de Estados Unidos e Inglaterra, países que tienen escuadras demasiado peligrosas. También a los de naciones como Portugal, que es un país con poco dinero y mucha dignidad y que no hubiera pagado el rescate (…) Quedaba España, que, como usted sabe, es también un rico país europeo con un presidente progresista, que es muy generoso y lo da todo con tal de no tener problemas”. Tiene razón el pirata. Meses después del incidente, Chacón anunció medidas de protección para los pescadores españoles. ABC desveló a mediados de septiembre esas “severas medidas”. Que tiemblen los piratas: Defensa envía a Somalia a un único militar. Sí, uno solo. Un capitán de navío. Esperemos que, al menos, Chacón le haya permitido llevar en su mochila un tirachinas descargado, para poder disparar algún garbanzo al aire en el caso extremo de ataque nuclear o guerra mundial.

La Razón de este lunes riza el rizo: “Al Qaida cobró un porcentaje del rescate del Playa de Bakio”. Informa Reuters. Por eso la pregunta que se hace Anson: “¿Ha pagado Zapatero dinero a Al Qaida?”. Nadie responde porque nadie pregunta. ¿Hay oposición? Lo cierto es que tal y como predijo y como explicó el pirata en Al Liwa, España no persigue a los secuestradores después de pagar el rescate. Solemne invitación de Zapatero a la más variopinta violencia y extorsión contra España, los españoles y nuestros intereses en el mundo. Toda esta vergonzosa historia me trajo en su día a la cabeza unos versos, que falsifiqué para la ocasión: “Volverán las oscuras golondrinas… a nuestros atuneros vascos a secuestrar. Y, otra vez, con ingentes cantidades, se nos escaparán”. Tras leer La Razón del lunes he de cambiar el último verso, aunque estropee un poco su rima: “Y, otra vez, con ingentes cantidades, ¿a Al Qaida financiarán?”. No recuerdo si ya he preguntado en este artículo si existe la oposición.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·