Jueves 08/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Tribuna libre

Caballero Zidane

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Si a los futbolistas que le aplaudían tras el partido contra el Villarreal se les llama galácticos, ¿cómo habría que calificar a Zidane?

Zinedine Zidane dijo adiós al Real Madrid y la afición del Real Madrid dijo adiós a Monsieur Zidane –lo de Zizou es cariñoso pero demasiado coloquial para un caballero del fútbol-.   Se ha ido –después de don Alfredo Di Stéfano- el mejor futbolista que ha tenido el Real Madrid en toda su historia y se ha ido por la puerta grande, no de los títulos ni de los triunfos de su equipo, sino por la puerta grande del reconocimiento a su hombría de bien y a su caballerosidad.   Se han cuantificado en muchos millones lo que Zidane deja de ganar al irse un año antes de finalizar su contrato y se ha dicho que podría servir de ejemplo a muchos, cuyo rendimiento actual deja tanto que desear pero que siguen en el “machito” saliendo al campo, un domingo tras otro, con el contrato entre los dientes.   Zidane se ha ido del Real Madrid, pero no se ha ido del fútbol. Aún le queda un mundial con la selección de Francia y es muy posible -para vergüenza de muchos de los que salen al campo con el contrato entre los dientes-, que en Alemania nos demos cuenta de que, a lo mejor, a Zidane le queda mucho fútbol dentro, pero que el fútbol es cosa de once y que en otro equipo -con otra entrega y con otros planeamientos- el astro francés podría haber cumplido con brillantez el año de contrato que le quedaba.   Los periodistas luchamos cada día con la inmediatez y con la falta de sosiego para realizar nuestro trabajo. Es seguro que el adjetivo de “galáctico” se aplicó con cierta precipitación a quienes no lo merecen y que, simplemente, son buenos futbolistas. Esos siguen en el equipo, aferrados a unas firmas que les aseguran años de camiseta blanca.   El único jugador que posiblemente merezca el título de galáctico se despidió, con lágrimas, de la afición madridista. Atrás quedan su seriedad en la vida privada, su entrega como deportista, su sinceridad y –por supuesto- sus reversos, sus bicicletas, sus pases de gol y sus golazos de alta escuela futbolística.   Si a algunos de los futbolistas que ayer le aplaudían al término del partido contra el Villarreal se les llama galácticos, ¿cómo habría que calificar a Zinedine Zidane?   Pues eso, caballero del fútbol, dentro y fuera del campo.   Zinedine Zidane: ¡chapeau!