Domingo 11/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Tribuna libre

Cannes is different

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Faltan dos semanas para que comience el gran circo de la publicidad mundial: el Festival de Cannes. Aunque a nadie le gusta hablar de nacionalismos en publicidad, lo cierto es que durante una semana competirán las mejores campañas de publicidad del mundo en sus diferentes soportes: Prensa, radio, cine y televisión, marketing directo, Cyber y medios.

 

Después de lo visto en el recién concluido Festival de El Sol (San Sebastián), nada hace pensar que España salga cargada de Leones. Este año la cosecha creativa de las agencias españolas es si cabe más “española” que nunca. Algo que no ayuda nada a conseguir premios, ya que pedirle a un jurado internacional que comprenda la campaña del Socio número 1 del Atlético de Madrid es casi como pedir peras al olmo. A mí me parece un campañón y de hecho fue premiada en Donosti.

 

Lo mismo digo de la excelente y divertida serie de spots de Sra. Rushmore para Bocatta con la gente del campo como protagonista.  Son simplemente geniales, pero no sé qué opinará el jurado que viene de Japón cuando lo vea. Posiblemente se quede a cuadros preguntándose: ¿Y qué ‘hacel’ aquí ese ‘señol’ con un ‘lábano’ en la mano…? Pues eso. Que lo del multiculturalismo está muy bien, hasta que llega Cannes y los españoles tenemos casi que hacer un “power point” para explicar nuestros anuncios.

 

Para colmo de males, este año no llevamos grandes pìcos creativos de otros años en la categoría de coches, una de las más duras del Festival de Cannes. Aunque otros años sí hemos tenido buenas piezas que no han pasado ni a la short list. ¿Por qué? Porque Cannes is different. Son tantos los factores que se ponen en juego durante este certamen mundial que cualquier previsión puede terminar convirtiéndose en un fiasco.

 

Algunos hablan de la necesidad de “hacer lobby” en el Jurado para captar votos, pero la realidad es que no es una tarea sencilla. Aunque es cierto que siempre se puede tener el apoyo de los argentinos, que son los que más y mejor nos entienden. Y nosotros a ellos, claro.

 

Las espadas están en todo lo alto. Lo mejor que nos puede ocurrir es no ir de favoritos y volver a España cargaditos de premios. Mucho me temo que esa época ya pasó y habrá que esperar para recuperar toda la frescura ‘made in Spain’ que nos caracterizó en el pasado. En definitiva, volver a ser nosotros mismos. No mirar tanto hacia afuera.

·Publicidad·
·Publicidad·