Viernes 09/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Tribuna libre

Chicos y chicas Almodóvar faltaron al “reestreno” de su última película en la capital

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Pedro Almodóvar estrenaba el jueves en Madrid su “Volver”. Esta vez la capital de España era segundo plato, porque la “premiere” se celebró en su Puertollano natal, donde el director manchego vivió tal apoteosis popular que no pudo menos que llorar. Aunque él tiene la lágrima fácil.

Escenario: el Palacio de la Prensa, en la Gran Vía Madrileña. Calles cortadas, fans en las inmediaciones, mucha policía por si acaso. Pero no hizo falta que interviniera, claro. Hubo algunas innovaciones en la organización. Por ejemplo, la entrada de los famosos, pisando la inevitable alfombra roja, era retransmitida al interior de la sala de cine mediante circuito cerrado de televisión. De esta manera, los asistentes a la película no se perdieron ese momento de glamour, y no se amontonaban a la puerta. Llamaba la atención que los que fueron invitados eran, por así decirlo, el “famoseo joven”. Y habían sido excluidas las otrora inevitables actrices-cantantes mayores, del estilo de las Sara Montiel... (a pesar de ser también manchega, como el director de cine), Marujita Díaz... Sólo famoseo joven. Tampoco había algún famoso de pacotilla, casposos de Gran hermano... Llamó la atención el padre de Penélope Cruz que fue con su novia, una chica de la edad de sus hijas, la verdad. El papá de Pe, con una cámara de vídeo o fotos, estuvo en plan ‘friki’, haciendo fotos y grabando a los famosos. Y no estaban “chicos Almodóvar” como Antonio Banderas o Javier Bardem. Y tampoco “chicas Almodóvar” de siempre, como Victoria Abril o Marisa Paredes. Pero sí acudieron Rosi de Palma, Bibi Andersen y Alaska, aunque no participan en la película. Los últimos en entrar, lógicamente, fueron Almodóvar y las cuatro protagonistas: Penélope Cruz, Chus Lampreave, Carmen Maura y Lola Dueñas. Un auténtico “póker” junto al rey de la baraja. Políticos, muy pocos, casi ninguno. Sólo se vio a una concejal de Madrid, mano derecha, por cierto, de Ruiz Gallardón: Ana Romero. Extrañó. Hay que recordar que sí hubo representación política en Puertollano: estaba la inevitable Carmen Calvo, sin vestido de Ágatha. Los fotógrafos, concentrados en la entrada de la sala, demandaron sobre todo estas dos fotos: Almodóvar con las cuatro actrices, y Penélope Cruz con su novio de Hollywood (nacido en Texas) Matthew McConaughey. Por cierto, que a Penélope, para darle aspecto de "manchegona" durante el rodaje se le puso unas prótesis en el pecho y en el trasero. También estuvieron Paulina Rubio y su novio Colate. Tampoco quiso faltar al estreno Geraldine Chaplin, gran amante de nuestro país, que sorprendió a todos por su estrema delgadez. Todo estaba perfectamente organizado. El momento más aplaudido durante la proyección de la película fue la primera vez que apareció en pantalla Carmen Maura. Cuando se vio su rostro en pantalla, estalló un enorme aplauso del público. Se comentaba que había cierto paralelismo entre la película y la serie norteamericana que emite TVE "Mujeres desesperadas". Al final, gran ovación. Comentarios de que los diálogos soy muy buenos, rozando la genialidad. La copa se sirvió en La Sala de la Riviera, en el Paseo Bajo de Virgen del Puerto, junto al Manzanares. Era engorroso y difícil llegar, porque se encuentra esta rodeado por las obras de la M-30. Las obras de Gallardón.