Sábado 03/12/2016. Actualizado 01:21h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Tribuna libre

De China a Lanzarote, pasando por Guadalajara

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

No gana para sustos don José Luis Rodríguez Zapatero. En plena aria de no se qué ópera, le sorprende el fuego en Guadalajara. Sin tiempo para decir nada y para atender a las víctimas, tiene que correr a China a dar una patada en la espinilla a Bush y pedir el cese del embargo de armamento a esa nación e inmediatamente emprender el vuelo familiar a Lanzarote con la escala prevista, antes o después, en Marivent para despachar con S.M el Rey. Y entre vuelo y vuelo aplacar el gallinero que dice Esquerra Republicana de Cataluña que es el PSOE.

El problema del Presidente del Gobierno es que entre sonrisa y sonrisa no tiene tiempo para gobernar y, lo que es peor, no tiene tiempo de pensar las decisiones que va a tomar cuando se decide a tomar alguna.

Ha pasado un curso político con mucha pena y con poco gloria enzarzado en discusiones absurdas con la Oposición, viendo como se le subían a las barbas los nacionalistas aupados en una montañita de votos insignificante en el conjunto de España y para colmo teniendo que aguantar las embestidas de los más viejos del lugar.

Los socialistas "patanegra", que al principio no ocultaban sus dudas y después no negaban su desencanto, ahora despotrican sin el menor recato y las voces de que "hay que acabar con esto" son tan fuertes que a veces se distorsionan y parece escucharse "hay que acabar con este".

La papeleta del Presidente del Gobierno a la vuelta de Lanzarote es de las que hacen época. Con las autonomías, -las suyas y las del PP- en pie de guerra; con los nacionalismos en pleno chantaje insaciable; con la economía en fase preocupante -ya ha dicho Almunia que el déficit exterior es insoportable- y con muy poca capacidad de maniobra frente a la inflación; y con el terrorismo en fase desconcertante e incontrolada, en septiembre va a tener que empezar a gobernar y se duda de una mínima capacidad para hacerlo.

Además, esa duda se instala en la propia casa política del Presidente y eso produce desconfianza que es lo peor que puede producir un político.

·Publicidad·
·Publicidad·