Domingo 04/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Tribuna libre

“Design contre design” abre sus puertas en el Grand Palais mientras el comisario de la exposición se siente incapaz de definir qué es el diseño

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Jean-Louis Gaillemin, comisario de la exposición “Design contre design”, inaugurada esta semana en el Grand Palais, se siente incapaz de definir lo que es el diseño, porque se ha convertido en “una palabra galvanizada que se utiliza de forma inflacionista”.

O sea, que puede ser todo, y nada. Aunque tampoco simplifica mucho las cosas Gaillemin al afirmar que lo que él pretende con esta exposición es “hacer dialogar a los objetos y pedirles que cuenten una historia”. Seguramente los objetos no hablarán mucho, pero la exposición no deja de ser interesante.

Algunas de las 200 piezas reunidas en el Grand Palais son muy espectaculares, como la monumental “Wombhouse” (casa-útero), creada en 2004 por el taller holandés VanLieshout, a la que no le falta un baño completo, y que según dicen permite sobreponerse al “traumatismo” del nacimiento y volver al mejor refugio, el vientre materno.

En “Design contre design” se ha optado por una presentación temática porque “la perspectiva histórica se ha vuelta tan compleja que ya no significa nada” dice la introducción del catálogo que recoge la exposición. Dos siglos de creación hacen imposible una muestra que no resulte confusa y demasiado densa. Por eso, los organizadores han decidido  presentar sólo las creaciones destinadas al ambiente doméstico desde la revolución indistrial hasta nuestros días, y en tres apartados. El primero, sobre la forma, hasta llegar al desequilibrio o lo informe; el segundo, sobre la influencia del ambiente en el que surgen los objetos; y el tercero, sobre la arquitectura: los objetos inspirados en ella, o los que se pretenden una pieza arquitectónica.

La muestra permiten ver también cómo, de la misma manera que la alta costura cohabita con el prêt-à-porter por cuestiones mediáticas y de mercado, los diseñadores de objetos han acabo sometiéndose igualmente a la creación de piezas únicas y en serie.

Una buena iniciativa es la “Noche blanca” que se celebrará el 6 de octubre hasta la media noche, con la presencia de diseñadores franceses y extranjeros que “reaccionarán” ante una de las obras expuestas durante unos 15 minutos e invitarán después al público a hacer lo mismo.

·Publicidad·
·Publicidad·