Jueves 08/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Tribuna libre

ETA y Cataluña

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

En enero de 2004, Carod Rovira se reunió en Perpignan con la dirección de ETA. A los pocos meses, la banda terrorista “decretó” una tregua, sólo para Cataluña, algo que ha cumplido escrupulosamente, porque ninguno de los coches-bomba que ha puesto desde entonces o los sucesivos atentados con artefactos explosivos han sucedido en dicha Comunidad Autónoma. En el comunicado que ETA ha enviado a la “Comunidad Internacional” y que se conoció la pasada semana, se decía textualmente: “destaca el debate en torno al modelo territorial del Estado Español y se evidencia la necesidad que tienen estos poderes de resolver su contradicción principal: el futuro de Euskal Herria y Catalunya y el reconocimiento de los derechos colectivos de estas dos naciones”. Resulta lógico que la sola cita a Cataluña en un comunicado de ETA, incomode a los partidos y a las instituciones catalanas, porque al ya por si cargado debate político sobre el Estatuto, ahora se añade esta interferencia de un grupo terrorista. Pero ¿se han preguntado eso partidos y esas instituciones de que pudieron hablar en esa reunión de Persignan, Carod Rovira y los dirigentes etarras?. Porque en la respuesta a esta pregunta, pueden estar muchas claves de lo que está pasando. Vayamos por partes. ETA nació hace ya cuarenta y seis años con un objetivo claro: la ruptura de España, y todos los pasos que ha dado en su sanguinaria trayectoria han estado encaminados hacia ello. Por muchos y diferentes motivos, no lo ha conseguido, pero no deja por ello de intentarlo. Fracasado en su día el denominado Plan Ibarretxe, que en el fondo también perseguía esa ruptura de y con España, ETA eligió otro socio de viaje: Ezquerra Republicana de Cataluña, que por arte y gracia de Zapatero se había convertido en la llave del Gobierno de Cataluña y a partir de las elecciones generales de marzo de 2004, también del de Madrid. ¿Es descabellado pensar que en esa reunión de Perpignan, ETA pidiera a Carod Rovira que ERC fuera la punta de lanza, para conseguir con un nuevo Estatuto de Cataluña, poner patas arriba todo el edificio constitucional?. Parece que no es muy descabellado. ¿Y resultaría asimismo descabellado pensar que a cambio de ese “trabajito”, ETA se comprometiera con Carod Rovira a no atentar en Cataluña, como así ha sucedido?. Por eso, menos rasgarse las vestiduras los políticos nacionalistas catalanes, incluidos los del PSC; menos poner “morros” y “caritas” la Vicepresidenta Primera del Gobierno ante las declaraciones de dirigentes del PP que recuerdan lo obvio: que ETA tutela el Estatuto de Cataluña, y más explicar a los españoles lo que está pasando; explicar que pactaron Carod Rovira y ETA; explicar que movimientos ha hecho el Gobierno de Zapatero en los últimos meses para que la banda terrorista diga en su comunicado que los mismos aportan “elementos novedosos”. Es demasiado fácil ese recurso de levantar la voz y de enfadarse contra quien pide explicaciones y no contra quien realmente tiene una enorme responsabilidad en lo que está pasando. Si no hace mucho tiempo se sembraron esos polvos, que no se quejen ahora si vienen estos lodos.