Lunes 05/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Tribuna libre

ETA abusa de Zapatero

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La banda terrorista ETA tiene una enorme facilidad para oler la debilidad del contrario y entonces se muestra implacable

La banda terrorista ETA tiene una enorme facilidad para oler la debilidad del contrario y entonces se muestra implacable, hasta llegar a abusar de el. Esto es lo que está haciendo con Zapatero. El último comunicado de la banda en el que amenaza al Presidente con “romper”, si no cumple ya con sus “compromisos”, es un claro ejemplo de ello. Por cierto, ¿a qué compromisos se refiere ETA? ¿Existen? ¿Está Zapatero en condiciones de asegurar a los españoles que no tiene adquirido ningún tipo de compromiso con la banda terrorista, teniendo en cuenta que ETA lo apunta todo y acaba contando todo lo que ha hablado con los emisarios del Presidente?    ETA se dio cuenta desde el primer momento que este Presidente era un auténtico “chollo” para sus intereses; le cogió la medida y ahora no le suelta. ETA ha sufrido en sus propias carnes a lo largo de los últimos años lo que es la acción del Estado de Derecho y la firmeza en la lucha antiterrorista de Presidentes del Gobierno como Felipe González o José María Aznar. Incluso Adolfo Suárez puede engrosar también esa relación, a pesar de que aquellos años de la transición fueron enormemente complicados y difíciles para quien entonces era el Presidente del Gobierno.   Pero lo que nunca pensó ETA es que estando como estaba contra las cuerdas en marzo de 2004, con su capacidad operativa muy reducida; con su brazo político ilegalizado; con un gran aislamiento internacional, iba a llegar a la Moncloa un Presidente que les iba a dar todo el oxígeno del mundo y que, sobre todo, iba a estar dispuesto a entablar una negociación política en toda regla a cambio de que dejaran de matar.   Aunque ETA ya supo antes de las elecciones del 2004 que tipo de personaje era Zapatero. ¿Qué pudo pensar la banda terrorista de quien siendo líder de la oposición y secretario general del PSOE les hizo llegar un mensaje sobre si estarían dispuestos a hablar en caso de que ganase las elecciones? ¿Qué imagen se pudo hacer entonces ETA de Zapatero, cuando ese mensaje lo trasladó al mismo tiempo que firmaba con el PP el Acuerdo por las Libertades y contra el Terrorismo y apoyaba la Ley de Partidos?   Con toda seguridad, ETA llegó en aquel momento a la conclusión a la que muchos españoles hemos llegado posteriormente: Zapatero es un político sin valores de referencia, al que se le llena la boca de palabras o frases huecas, vacías, que en el fondo son puro humo, que no tienen contenido y que, como consecuencia de una mezcla de todos esos factores al que habría que añadir sus ansias de perpetuarse en el poder, es capaz de negociar lo que haga falta con una banda terrorista.   Han pasado ya casi dos semanas desde el robo por parte de ETA en Francia de 350 pistolas y 9.000 cartuchos, y todavía Zapatero se niega a aceptar públicamente lo que todo el mundo –empezando por las Policías francesa y española- sabe: que ha sido ETA. ¿Dónde están esas “consecuencias graves” que nos anunció Zapatero que acarrearía ese robo de armas? ¿Por qué tenemos que aguantar los españoles que el Presidente del Gobierno diga en un corrillo de periodistas, sin micrófonos, que el sanguinario terrorista De Juana Chaos está a favor de su “proceso de paz”?. ¿Cómo es posible que un político que tiene la máxima responsabilidad institucional pueda caer tan bajo?   Mientras que Zapatero no sabe cómo salir del follón en el que él solito se ha metido; mientras que cada vez que habla de esta cuestión Zapatero o la Vicepresidenta Fernández de la Vega lee de forma patética el papel que le han preparado, ETA se frota las manos. La banda terrorista sabe perfectamente que enfrente tiene a un Gobierno débil, a un Presidente que ha renunciado a lo que la dignidad de un Estado democrático exige: la derrota de ETA mediante la aplicación de todos los instrumentos que tiene el Estado de Derecho.