Domingo 04/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Tribuna libre

España se queda a oscuras

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La liberalización de las telecomunicaciones en España es un enorme fiasco, y así lo denuncié esta semana pasada en mi comparecencia ante la Comisión de la Sociedad de la Información del Senado. 

 

Les dije a sus señorías que los internautas españoles estamos muy preocupados porque España está en el puesto 17 de los 25 que componen la Unión Europea, que hay 4.000.000 de españoles que no tienen acceso al ADSL más caro y lento de Europa, que tenemos un ministro más preocupado en descentralizar la CMT a Barcelona, que en poner orden en el ente regulador que sólo regula en beneficio de las operadoras y se olvida del interés general.

 

Que mientras el ministro de Industria dedica 16 millones de euros en una campaña de publicidad, diseñada por Juan Costa su antecesor en el cargo, para decirnos que Internet es para Todos, los ministerios de Justicia y de Cultura dedican fondos públicos para meternos el miedo en el cuerpo y decirnos que cometer delitos en Internet puede llevarnos a la cárcel. Como si cometer delitos fuera de Internet no fuera motivo de caer entre rejas.

 

Que mientras el ministro de Industria no abra el grifo de los dominios “.es”, los españoles nos vemos obligados comprar 600.000 dominios genéricos “.com”, “.net” o “.org” en Estados Unidos porque son 11 veces más baratos y un montón de horas y papel más fáciles de conseguir. Que al  ministro le ha dado ahora por los Teleclub, perdón por los Telecentros, más que nada por no molestar a la telefónicas, y obligarlas a llevar la banda ancha a la casa de todos los españoles. Entonces, ¡hala! ¡a ver la tele, digo el ordenador, al telecentro del pueblo! Como en el régimen anterior.

 

Que la ministra de Cultura se ha puesto a servir a los señores de la dictadura del “culturetariado”, que están en plan “Una, Cara y Mía” y nos la tienen a la pobre entre lentejuelas y oropeles, con los pies destrozados de ir de gala en gala, de presentaciones de discos y libros, a los cócteles culturales, y ahora me la tienen de reformas de la ley de la propiedad intelectual y, entre tanto sarao, se ha olvidado que es la ministra de cultura de todos los españoles.

 

Se quedó en el tintero porque no era motivo de mi comparecencia en sede parlamentaria, que la liberalización de las eléctricas tampoco va mejor, desde ese día hasta hoy se han quedado a oscuras miles de habitantes de Madrid, Huelva, Sevilla y Granada y, lo que es más preocupante, es que no se ve la luz al final de este túnel.

·Publicidad·
·Publicidad·