Sábado 03/12/2016. Actualizado 01:21h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Tribuna libre

Exigencia a Zapatero

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Zapatero y el PSOE deberían revocar ya la declaración aprobada en el Congreso en la que todos los grupos, excepto al PP, dieron su apoyo a que el Gobierno negociara con ETA

El atentado cometido por ETA el pasado sábado en la localidad francesa de Capbretón y que costó la vida al guardia civil Raúl Centeno –mientras que su compañero Fernando Trapero, en el momento de escribir este artículo, se seguía debatiendo entre la vida y la muerte- debería de obligar al Presidente Zapatero a volver a la única política antiterrorista que en un pasado se ha demostrado eficaz para combatir a ETA. Esa política pasa por la recuperación de la unidad de los dos grandes partidos nacionales y por la aplicación de todos los instrumentos que tiene un Estado de Derecho para conseguir la derrota de ETA.

Con el cadáver de un guardia civil recién enterrado y con otro miembro de la Benemérita en coma profundo, no es el momento para realizar excesivos reproches a lo que ha sido, en estos tres últimos años, una nefasta política antiterrorista. Se ha negociado políticamente con ETA, se ha permitido que tenga un brazo político en las Instituciones –el Partido Comunista de las Tierras Vascas en el Parlamento Vasco y ANV en 48 Ayuntamientos del País Vasco y Navarra-, se ha despreciado e ignorado a las víctimas del terrorismo, se ha roto el Acuerdo por las Libertades y contra el Terrorismo. En definitiva, Zapatero, con su política, ha enviado en estos años un mensaje a ETA en clave debilidad.

Ahora, toca desandar ese camino, recuperar el tiempo perdido. Y para ello, el Presidente del Gobierno tiene que pasar del terreno de las palabras al de los hechos. Tiene que dejar muy claro a todos los españoles que nunca más volverá a negociar políticamente con los terroristas; tiene que demostrar que va a buscar el final de ETA mediante su derrota, con la ley y con el Estado de Derecho. Tiene que recuperar el Acuerdo por las Libertades y contra el Terrorismo, que el mismo propuso y firmó con el PP en diciembre del año 2000 y que nada más llegar a la Moncloa en marzo de 2004 se encargó de dinamitar.

No basta por tanto una concentración contra el atentado de ETA, como la que se ha convocado en Madrid para el martes día 4 a las 19 horas. No basta con declaraciones llenas de frases más o menos grandilocuentes. Todo eso está muy bien, pero es insuficiente. El Gobierno, su Presidente, deberían ilegalización de instar ya al Fiscal General del Estado para que inicie, en aplicación de la Ley de Partidos, la ANV, presente, gracias a Zapatero y Conde Pumpido, en cuarenta y ocho Ayuntamientos vascos y navarros. ANV, como era previsible, no ha condenado este atentado de ETA. ¿Qué más indicios y pruebas hacen falta para llegar a la conclusión de que es un instrumento al servicio de un grupo terrorista?

Zapatero y el PSOE deberían asimismo revocar ya la declaración aprobada en el Congreso de los Diputados en mayo del 2006, en la que todos los grupos, excepto al PP, daban su apoyo a que el Gobierno negociara con ETA si se producía un escenario de no violencia. Si el Presidente del ejecutivo permite que se mantenga vigente esa resolución, eso querrá significar dos cosas: que no renuncia en un futuro, si gana las elecciones generales del próximo mes de marzo, su mal llamado “proceso de paz” y que está mandando un mensaje a ETA en ese sentido.

Por último, si el Presidente quiere rectificar sinceramente su política antiterrorista, deberá de volver a buscar la unidad con el otro gran partido de ámbito nacional. Entre el PSOE y el PP representan al 80% de los españoles. Ese es el acuerdo importante y no otro en el que estén, de forma ficticia y nada sincera, partidos como IU, ERC, PNV o BNG que nunca han hecho nada, que nunca han dado su apoyo a ninguna medida encaminada a buscar la derrota de ETA.

Zapatero se encuentra ante una encrucijada. Su inclinación natural probablemente le lleve a intentar pasar este momento tan delicado después del atentado mortal de ETA, ganar tiempo y esperar a las elecciones, para en caso de ganar, volver a retomar su proceso negociador. Si hace eso, se equivocará de plano. En ese supuesto, nada deseable, seguirá estando a merced de ETA. Por eso, hay que exigirle que rectifique cuanto antes.

·Publicidad·
·Publicidad·