Martes 06/12/2016. Actualizado 01:07h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Tribuna libre

Informar deformando

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Un diario gratuito hacía gala, hace unos días, de la más grosera forma de desinformación, con la AVT como víctima

El martes 6 de junio, la noticia más destacada en primera plana de un diario gratuito cuyo nombre silenciaré en parte por piedad, en parte por no sentirme obligado a embridar mi indignación, se ofrecía con uno de los titulares más aviesos, más ruines, más groseramente interpretativos que haya encontrado en los últimos tiempos. No es lo peor el prurito, siempre censurable, de conferir un determinado sesgo a lo que debería presentarse con la mayor asepsia posible. Lo más grave en este caso es que la frontera entre opinión e información se traspasa en unos términos burdos de por sí, pero inadmisibles en materia tan delicada como es aquélla de la que se ocupa.   «La AVT arenga al pueblo contra el proceso de paz.» Así reflejaba este periódico la convocatoria del sábado. El titular no sólo toma postura de forma palmaria: lo hace, además, mediante una selección léxica con una carga connotativa tal, que quien no anduviese bien enterado de los sucesos presentes atribuiría a la AVT rasgos poco menos que fascistoides. No es inocente el empleo del verbo arengar, que alude a un enardecimiento más bien irracional de los ánimos, ni del sustantivo pueblo, tomado aquí en su acepción cercana a «populacho» o masa fácilmente inflamable, ni el uso de la preposición contra, que alcanza su grado máximo de eficacia manipuladora cuando precede al sintagma proceso de paz, el mismo que siempre han utilizado los asesinos y sus cómplices.   En esta España desquiciada, hay quien desde los medios de comunicación acaba siendo más zapaterista que Zapatero a la hora de neutralizar a las víctimas del terrorismo. Por si no hubiese quedado clara la intención desacreditadora que lleva el titular, el subtítulo de la noticia añade: «El PP apoya la manifestación y agotará las iniciativas para frenar el diálogo». Por supuesto, detrás de todo obstáculo a cada supuesto avance está el partido de la derecha. Una vez más, el redactor de la información, que responde a las iniciales A. M., hace gala de sus aptitudes para dirigir el juicio del lector en un determinado sentido, con la unión del verbo frenar y el sustantivo diálogo.   Lo que uno se pregunta es: ¿por qué no lo ficha Juan Capmany, el creativo que ha diseñado las campañas de ZP? Sin duda, se adivina aquí un talento mayor para la propaganda electoral que para el periodismo. Hay otras dos circunstancias adicionales que convierten en deletéreo el encabezamiento de la noticia. El hecho de figurar en un periódico gratuito, es decir, un tipo de publicación que por una parte huye del análisis exhaustivo de la actualidad y, por otra, no suele tener una línea editorial muy marcada, puede contribuir a la idea falsa de que estas cabeceras son más veraces. Tampoco lo son porque nos encontremos con ejemplares por doquier. Ni el laconismo ni la ausencia de una consistente sección opinativa ni, por otro lado, una difusión considerable y sencilla, garantizan la imparcialidad. De pago o de gratis, hay medios que se dedican a informar deformando.