Jueves 08/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Tribuna libre

Innovación y transformación de nuestro modelo productivo

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Hace años que sostengo la necesidad de cambiar nuestro modelo productivo. Incluso cuando España era feliz gracias al turismo y la construcción.


Un artículo de...

Jorge  Díaz-Cardiel
Jorge Díaz-Cardiel

Más artículos de Jorge Díaz-Cardiel »

Todo iba tan bien que podría pensarse que, en aquella década prodigiosa, nadie quiso tomar nota de ejemplos como el norteamericano, que aumentaba su productividad y competitividad -tres veces más que Europa en los maravillosos años noventa- gracias a la innovación, la I+D+i, las TIC aplicadas a las empresas, grandes y pymes y a las administraciones públicas. Estados Unidos decidió poner los fundamentos de la “Economía del Conocimiento”, en todos sus sectores de actividad: banca, automóvil, energía, ocio y entretenimiento, cultura, tecnologías de la información, Internet, mercado inmobiliario, construcción, turismo, etc. Gracias a esta apuesta, la Gran Recesión duró en América dos años (agosto 2007- junio 2009), versus los ya siete que atraviesa la incipiente, renqueante y con altibajos recuperación europea.

Para desarrollar una economía del conocimiento son necesarias tres características: voluntad de hacerlo (pública y privada), emprendimiento (es decir empresarios con vocación de serlo) e inversión y, por tanto, dinero.

En las tres últimas legislaturas (dos de un signo político y otra de ideología distinta), entre 2004 y 2016, la inversión dedicada a la I+D+i en España (Presupuestos Generales del Estado), dependiendo del año, no ha pasado de 1,26% del Producto Interior Bruto, casi la mitad que la Unión Europea en su conjunto y Reino Unido y treinta y tres (33) veces menos que Estados Unidos de América. En una economía de -grosso modo- más de un billón de euros, dedicar 3.400 millones de euros al año a la I+D+i ha despertado la inquietud de los empresarios que, desde CEOE, COTEC y, sobre todo el CEC (Consejo Empresarial de la Competitividad), han pedido repetidamente al Gobierno de turno que ponga más su atención en evolucionar a un modelo económico-productivo menos sujeto a las crisis económicas.

La voz que más se ha escuchado, en estas peticiones a los Gobiernos, es la del mejor gestor de España, entendiendo por tal a aquel que más aporta con su gestión a la empresa que dirige. En los últimos años, hablamos de César Alierta, presidente ejecutivo de Telefónica, quien conforme a los cuarenta (40) parámetros del Estudio Advice de Éxito Empresarial se ha ganado la “gravitas”, la “auctoritas” y la “potestas” para predicar con el ejemplo.

Dice César Alierta que “Telefónica es una compañía sensible a los nuevos retos que exige la sociedad actual. Por eso ofrecemos los medios para facilitar la comunicación entre las personas, proporcionándoles la tecnología más segura y de vanguardia, para que vivan mejor y consigan lo que se propongan”. Hay más compañías que intentan hacer lo mismo (Orange, Vodafone y toda la industria informática tradicional). Pero, como es lógico, Telefónica es “el incumbente” en nuestro país, como lo es Orange-France Telecom en Francia. Y, en España, Telefónica va a la vanguardia, indicando el camino a seguir. Ejemplos no faltan: desde la convergencia “del todo en uno”, que se concretó en el exitoso Movistar Fusión -luego copiado por el resto de operadores y de ahí el proceso de consolidación del sector: Orange con Jazztel, Vodafone con ONO, etc.- a la evolución hacia una “Telco Digital” capaz de competir con éxito con Amazon, Google, Facebook o Apple.

Esto último es interesante, porque -simplificando mucho- el sector tecnológico tradicional y sus segmentos han pasado a la historia: hardware, software, conectividad, Internet, etc. Hoy todos los jugadores están en casi todos los mercados (corporativo, pyme, consumo) ofreciendo una amplia gama de productos y servicios: “Todos venden de todo”. Así, tenemos el “metasector” tecnológico, hoy de moda (Apple, Amazon, Facebook, Google), a la informática tradicional (HP, IBM, SAP, Oracle, Salesforce.com, Microsoft, etc.) y a las operadoras de telecomunicaciones, que se están transformando a marchas forzadas en compañías digitales de 360 grados y que también ofrecen de todo. Ya hemos dicho que Telefónica, Orange y Vodafone están inmersas en ese proceso y que Telefónica, la empresa líder en España y en Europa, es quien está abriendo camino.

Telefónica (multiplica por cuatro los ingresos de Inditex y es la empresa con más beneficios de España) es nuestro buque insignia, con sus más de 50.000 millones de ingresos, 10.000 millones de inversión anual, 125.000 empleados, 30% de crecimiento en servicios digitales y 8.000 millones en inversión en I+D+i.

Alierta destaca de Telefónica “su espíritu innovador, atento y con un inmenso potencial tecnológico que multiplica la capacidad de elegir de sus más de 327 millones de clientes en 21 países. Una empresa totalmente privada que cuenta con más de un millón y medio de accionistas y cotiza en varios de los principales mercados bursátiles del mundo”.

¿Cómo se concreta esta “visión, misión y valores” de una Telefónica que, con tal solo su tendido de fibra óptica anual contribuye a diez años vista al crecimiento del PIB español en un uno por ciento (1%), según el Estudio ICTNET de la OCDE de 2013?

Primero, con la Innovación

Desde Telefónica se ha apostado por el talento y el emprendimiento como piezas claves de la revolución digital. Por ello, la compañía ha creado Telefónica Open Future, un programa global y abierto diseñado para conectar a emprendedores, startups, inversores y organizaciones públicas y privadas de todo el mundo, que integra todas las iniciativas de apoyo a la innovación abierta y el emprendimiento de la compañía como Wayra, Talentum o Think Big, y las herramientas de inversión como Amérigo y Telefónica Ventures.

El objetivo es orientar la innovación hacia el desarrollo de proyectos viables, mediante un modelo que da visibilidad al talento y lo conecta con organizaciones, inversores y empresas que lo buscan, o mediante la colaboración que mantiene con China Unicom y Tsinghua Holdings Technology and Innovation (THTI).

Pero hay más, Telefónica ha apostado de igual forma por incluir en su negocio nuevas empresas, fondos de financiación y formas de desarrollo, procurando un servicio innovador y diferenciador. Eleven Paths, Amérigo o su oferta de una amplia gama de nuevos servicios digitales son muestra de ello.

Telco Digital

Con el fin de convertirse en una referencia en el ámbito de las telecomunicaciones como Telco Digital, Telefónica se ha marcado cuatro áreas para centrar sus esfuerzos:

Desarrollo de productos e innovación de su propiedad a través de Telefónica I+D.

Alianzas y capital riesgo (una de las fuentes de financiación alternativa a la bancaria para empresas de nueva creación): Telefónica tiene un compromiso con la innovación abierta. Allí donde no pueda crear productos o servicios por sí sola, se asocia con empresas grandes y pequeñas, invertirá en ellas o, incluso, en caso de que lo considere necesario, las adquirirá. Es un modelo de creación de ecosistemas que, en el mundo de las Tecnologías de la Información forjaron con mucho éxito empresas como Hewlett-Packard, pionera en este concepto. Luego, le siguió Microsoft.

Nuevos servicios digitales: el objetivo es lanzar al mercado, directamente o a través de los departamentos de operaciones de Telefónica, nuevos productos y servicios en áreas clave, como M2M, salud electrónica, servicios financieros o Cloud: de todo ello se habla por extenso en el Informe de la Sociedad de la Información en España elaborado por Telefónica en 2015, en colaboración con el INE.

Nuevas áreas de operaciones: el objetivo es generar nuevas oportunidades de negocio en campos como el Big Data (Telefónica Dynamic Insights) o el lenguaje HTML5 (Open Web Devices).

Además, sin olvidar a los usuarios finales, Telefónica, con el propósito de colocar al alcance de todas las personas la tecnología y la conectividad, ha puesto en el mercado soluciones innovadoras que permitan a todos disfrutar de la vida digital. El lanzamiento de los terminales Firefox OS a un precio competitivo ha supuesto una fuerte apuesta por romper con los sistemas operativos móviles mayoritarios y apostar por el software abierto como una las claves de este proceso de cambio.

Open Future: La iniciativa más exitosa de Telefónica en innovación

Telefónica Open Future surge en 2014 fruto del histórico apoyo de Telefónica a la innovación, desarrollo, formación, inversión y emprendimiento en las nuevas tecnologías y la sociedad digital. Open Future busca detectar, desarrollar y potenciar el talento y emprendimiento digital en cualquiera de sus fases. Por eso apoya y acelera el crecimiento de universitarios, ideas, proyectos, iniciativas, pymes y empresas de mayor dimensión. La especialización de Open Future en cada fase del ciclo de vida de un proyecto y, simultáneamente, su carácter integral, facilitan el mejor desarrollo de talentos y proyectos, sin generarle ni imponerle limitaciones para que sea un éxito.

Algunas cifras que ilustran el dinamismo de Open Future son, por ejemplo: ha recibido más de 6.000 proyectos de 23.000 usuarios; tiene una red de más de 30 espacios en 17 países de Latinoamérica, Europa y Asia; ha invertido en proyectos, startups y empresas que han generado más de 10.000 empleos en el mundo, 5.000 en España.

Iniciativas

Telefónica Open Future, a través de sus 7 iniciativas, ya ha ayudado a despegar a más de 600 startups. Junto a sus más de 60 socios, con presencia directa en 17 países en Latinoamérica, Europa y Asia, ha comprometido inversiones en ellas por 550 millones de euros.

Telefónica Open Future ayuda a convertir ideas innovadoras en negocios de éxito y, para ello, se ayuda de diferentes iniciativas teniendo en cuenta su grado de madurez: Think Big y Talentum Startups son dos programas dirigidos a jóvenes estudiantes con ideas y proyectos de emprendimiento social o interesados en obtener una beca.

Think Big detecta y fomenta el talento de jóvenes con vocación emprendedora en el ámbito social, transformando ideas en proyectos, becando y proporcionando mentores para hacerlos sostenibles. Ya ha ayudado a crear 15.000 proyectos en 6 países.

Talentum Startups ofrece a estudiantes universitarios y recién titulados con vocación emprendedora programas de 3 ó 6 meses de duración, facilitando una experiencia de emprendimiento con el espacio, mentor y materiales necesarios para desarrollar una idea e incluso ponerla en marcha.

Los espacios de Crowdworking y Wayra, componen una red global de espacios de aceleración para startups digitales. Disponen de expertos y mentores que ayudan a progresar la idea de negocio de los emprendedores.

Los Espacios de Crowdworking (una de las cuatro alternativas más conocidas de financiación alternativa a la bancaria para startups) son el resultado de la creación conjunta con los socios de Telefónica, de áreas de trabajo colaborativo para jóvenes con vocación emprendedora que se convierten en centros de conocimiento e innovación participativos, donde hacer crecer un proyecto o madurar una startup. Ya hay 20 espacios de crowdworking en España, Costa Rica, Chile, Ecuador y China dónde se impulsan más de 400 proyectos anualmente.

Wayra es la red internacional de incubadoras en Europa y Latinoamérica para hacer crecer y consolidar proyectos tecnológicos de éxito. Hay 11 academias Wayra en 10 países, donde los proyectos seleccionados encuentran financiación y el ambiente perfecto para desarrollar su producto y encontrarse con mentores y partners de negocio y una red global de talento con posibilidad de acceso a los millones de clientes de Telefónica.

Amérigo, Telefónica Ventures y la plataforma CIP, son los fondos de inversión que financian compañías que sean atractivas y con un negocio que se pueda expandir rápidamente.

Fondos Amérigo es la red de fondos de capital riesgo con co-inversores públicos y privados para la financiación y aceleración de empresas tecnológicas de alto valor añadido. Amerigo cuenta con 6 fondos de inversión que ya operan en 7 países: España, Alemania, Brasil, Chile, Colombia, Perú y México. Ya han invertido en más de 60 start-ups que han creado más de 2.000 empleos de alta cualificación.

Telefónica Ventures es el fondo de inversión corporativo de Telefónica, que ya ha invertido en 19 compañías alineadas con la estrategia global de Telefónica en Europa, Estados Unidos e Israel.

CIP Telefónica es la plataforma de inversión promovida por Telefónica y Coral Group para la detección, creación y oferta de productos y soluciones innovadoras que contribuyen a mejorar la experiencia digital de los clientes de Telefónica en Europa y Latinoamérica, creando “fábricas de innovación” para acelerar la creación de tecnologías novedosas y transformadoras.

Ecosistema

Telefónica Open Future ha desplegado el mayor ecosistema de emprendimiento e inversión a nivel global a través de sus distintas iniciativas de apoyo al talento y la innovación. Telefónica pone a disposición de sus más de 60 socios estratégicos (Santander, Microsoft, HP, etc.) el acceso a esta red, para ayudarles a promover sus propios programas de aceleración y de inversión, potenciando para las oportunidades para las startups.

¿Es Telefónica la única empresa española que apuesta por la innovación? Evidentemente, no, aunque vale la pena proponerla como el primer ejemplo por tratarse de nuestra empresa más exitosa y sistémica. Además, La Caixa (CaixaBank), El Corte Inglés, Gas Natural Fenosa, Abertis, Cellnex Telecom y otras grandes compañías españolas están comprometidas con la creación de un nuevo modelo productivo basado en la innovación. Y esto lo trataremos en las siguientes tribunas.

Jorge Díaz-Cardiel. Socio Director General de Advice Strategic Consultants. Ha sido Director General de Ipsos Public Affairs, Socio Director General de Brodeur Worldwide y de Porter Novelli International; director de ventas y marketing de Intel Corporation y Director de Relaciones con Inversores de Shandwick Consultants. Autor de más de 4.000 artículos de economía y relaciones internacionales, ha publicado más de media docena de libros, como La victoria de América y Recuperación Económica y Grandes Empresas. Es Premio Economía 1991 por las Cámaras de Comercio de España.