Domingo 11/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Tribuna libre

El Louvre rinde homenaje a Praxíteles a través de sus admiradores

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Praxíteles formaba parte de los 300 ciudadanos más ricos de Atenas. Fue hijo y padre de escultores. A diferencia de sus coetáneos, prefirió el mármol al bronce.

El Museo del Louvre ofrece hasta el 18 de junio una exposición sobre el escultor griego Praxíteles, cuya obra ha desaparecido practicamente por completo. Del centenar de esculturas que se presentan en esta muestra, sólo una podría ser atribuida al escultor. Pero no por ello la exposición deja de ser menos interesante ya que intenta demostrar cómo este hombre se convirtió en el pilar del clasicismo griego.

Praxíteles, que vivió en Atenas entre el año 400 y el 330 a.C., fue el primero en atreverse a esculpir un desnudo femenino, sus excelencias fueron cantadas en toda la literatura antigua, y tanto sus contemporáneos como sus sucesores le tomaron durante siglos como ejemplo.

Se ha podido saber que formaba parte de los 300 ciudadanos más ricos de Atenas, y que fue hijo y padre de escultores. A diferencia de sus coetáneos, prefirió el mármol al bronce.

Y escritores de la antiguedad se extasiaron ante sus obras, como Luciano que expresó la “admiración total” que sentía ante la Afrodita de Cnide, el primer desnudo femenino esculpido a tamaña natural. La estatua, la más célebre de Praxíteles fue reproducida en monedas antiguas, que hoy se conservan, de la ciudad de Cnide situada en la Turquía de hoy.

Pero de la obra personal del artista griego no queda nada. Gracias a la pasión de los romanos por la cultura de sus súbditos, y su insistencia en realizar réplicas del arte griego, hoy podemos intentar conocer, de forma indirecta, el trabajo de Praxíteles.

El jefe del departamento de artes griegas, etruscas y romanas del Louvre, Alain Pasquier, está convencido de que la Venus de Praxíteles debía tener la apaciencia de la Venus de Belvédère, de la que una copia de bronce del Renacimiento se puede contemplar en la exposición.

El Louvre ha logrado reunir las mayores piezas de toda Europa, especialmente de Grecia, aunque faltarán dos obras clave: un bronce, el Efebo de Maratón, que según Atenas es demasiado frágil, y un Apolo conservado en el Museo de Cleveland, Ohio, que no ha sido pedido ante las amenazas de las autoridades griegas de retirar sus préstamos ya que consideran que esta obra salió clandestinamente de su territorio.

·Publicidad·
·Publicidad·