Lunes 05/12/2016. Actualizado 10:28h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Tribuna libre

Los Lunes

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

“Los lunes que quedan son mejores / porque aun queda de Los Lunes lo mejor”. Confiemos en que se cumpla pronto el pronóstico.

Nacieron y murieron –más o menos- en los 90. Llegaron cuando la industria ya había empezado a hacer pucheros y a asustar a los consumidores con una “crisis total”. Primero nos contaron que la crisis era de creatividad y luego la culpa de fue del cha-cha-chá de la piratería. No está muy claro si fue antes el huevo o la gallina. Pero esa es otra historia.

Decía que llegaron en los 90, como sin querer. Triunfaron y su música se empleó en varias campañas publicitarias, series de televisión y, en general, caló muy rápido y muy hondo. Pero nunca vendieron demasiado y quizá, lo de siempre aquí: no se les valoró lo suficiente. Un buen día se largaron como tal y no han vuelto nunca más, aunque según hemos sabido estos días, la puerta sigue abierta. Hablo de Los Lunes. En estos últimos años me he encontrado con un grupo creciente de seguidores que me pregunta eso de “¿Qué fue de Los Lunes?”. Es ese extraño fenómeno que sucede en España: no hay nada como morirse o retirarse para que todo el mundo te encumbre y no hay nada como no morirse y no retirarse para que todo el mundo te ignore. Así somos.

Por fin, Arancha Moreno ha podido entrevistar a Fernando Polaino –productor, compositor, excelente letrista y colíder de Los Lunes junto a Quique Díaz- y preguntarle por su presente, pasado y futuro. He seguido con especial entusiasmo la retransmisión de la entrevista a través de la web de City FM Radio. En una frase, “Nando” Polaino, ha resumido mejor que nadie la historia de su propio grupo: “Nuestras canciones no nos hicieron famosos, pero sí han quedado”. Una verdad injusta, sí, pero enorme al mismo tiempo.

Aunque sus caras no sean tan conocidas, sus canciones están envejeciendo de maravilla. En los recuerdos de muchos de nosotros, han quedado canciones como “Los años que nos quedan por vivir” (campaña de radio de El Corte Inglés), “No te fallaré” (sintonía de “Compañeros” en Antena 3 TV) o “Canción de despedida” (sintonía de “La Gramola” en M-80). Muchas e inolvidables. Por ejemplo: todo el mundo creyó que el “Dime que me quieres” de Tequila era insuperable, y tal vez lo era, pero sólo en el ámbito del rock. Porque un buen día llegaron Los Lunes, con su juventud, su inocencia, y con la ayuda del ex Tequila Alejo Stivel –su productor y colaborador- inmortalizaron esa otra versión, más pausada, más vocal, de “Dime que me quieres”, que grabaron con la compañía de las voces de Pablo y Josu, de La Tercera República. Y fue un éxito porque, según explica Josu, fue “uno de esos casos en los que la versión adquiere una entidad casi mayor que la original”.

Como digo, son muchas las canciones que nos han dejado Los Lunes, que en su última etapa se hicieron llamar Los Lunes Que Quedan. Vuelvo a recomendar su discografía a los amantes del pop español. A esos que disfrutan con las letras más cuidadas, con los juegos de voces, y con arreglos más sutiles. Mientras tanto, quienes llevamos años echándolos de menos, confiamos aún en que podamos volver a disfrutar pronto de esas maravillosas voces y de esa excelente pluma y sensibilidad de “Nando” Polaino. Al fin y al cabo, no se ha desvinculado jamás de la música en todos estos años: ha compuesto para otros artistas, ha producido, colaborado y arreglado decenas y decenas de discos, muchos de ellos junto al productor Alejo Stivel.

La despedida de Los Lunes fue extraña. Como imprevista. Tenían un disco en proyecto, bastante avanzado, “Fin de semana”. Algo que no llegó a ver la luz jamás. Cosas de las compañías, supongo. Que a veces se convierten en malas compañías. Pero aún hay esperanza, Fernando responde así a la pregunta de rigor: “Lo de Los Lunes está en hibernación; seguramente encontraremos el momento dentro de algún tiempo”.

La última estrofa, de la última canción, de su último disco en el mercado (del año 2000) dice así: “Los lunes que quedan son mejores / porque aun queda de Los Lunes lo mejor”. No creo que sea causalidad ese final. Confiemos en que se cumpla pronto el accidental pronóstico y podamos verlos de nuevo en acción.