Lunes 05/12/2016. Actualizado 10:28h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Tribuna libre

‘Nunca Mais’: de capullo a mariposa

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Los antisistema de ‘Nunca Mais’ están desaparecidos pese al desastre ecológico en aguas andaluzas. ¿Qué pasa? ¿Sólo están para las catástrofes del PP?

¿Dónde están? ¿Alguien los ha visto? Nada. Silencio. Este verano ya se les echó en falta. Allí, en su tierra natal. Cuando ardió media Galicia, en un desastre ecológico sin precedentes. Una tragedia que se le fue de las manos a la negligente Xunta de Galicia que preside el socialista Emilio Pérez Touriño. Ya no estaba Manuel Fraga, para echarle las culpas al Partido Popular por una calamidad que ha costado a los españoles unos 91 millones de euros, según estimaciones oficiales.

Pero es que, además, de aquellos polvos vinieron estos lodos. Y nunca mejor dicho. Las cenizas de aquellas quemas devastaron el marisqueo local cuando, en otoño, el agua de las lluvias torrenciales provocó el movimiento de grandes masas de barro negro que llegaron hasta el mar. La ponzoñosa marea afectó al modo de subsistencia de los pescadores locales que bautizaron el vertido de “chapapote forestal”.

Incluso en esas circunstancias, nadie vio salir a la calle a los chicos de ‘Nunca Mais’. ¿Qué pasó? ¿Sólo están para clamar contra las catástrofes que se producen en las regiones gobernadas por el PP? Pues a la vista de lo que acaba de suceder hace una semana, parece que sí.

El domingo 28 de enero, en Algeciras, el buque frigorífico ‘Sierra Nava’ de bandera panameña quedó encallado a pocos metros de la costa y comenzó a verter al mar 170 toneladas de fuel. Algunos kilómetros de litoral se han visto afectados por la marea negra. Pero nada: ellos han hecho mutis. Nadie ha pedido responsabilidades a la Junta que preside Manuel Chaves.

Quizá sea razonable, porque quizá detrás de estas tragedias no sea posible encontrar siempre culpables políticos. Pero, cuando sucedió lo del ‘Prestige’, los ecologistas gallegos no se pararon en barras: salieron a las calles para clamar contra un Gobierno. Y ahora no. ¿Por qué? Uno barrunta que la explicación es bien sencilla. Los radicales del siglo pasado han mutado de universitarios exaltados a capitalistas acomodados del siglo XXI. Así parecen ser los progresistas antisistema de hoy.

Ahí tenemos a Imma Mayol, la tercera teniente de alcalde de Barcelona, ‘okupa’ en ratos libres, que gana 100.000 euros, dispone de coche oficial, usa ropa de marca, y posee ático de lujo y apartamento en la Costa Brava. Enternecedor.

Algún día habría que rodar un cortometraje, de esos que tan bien saben producir los desinteresados cineastas de la war gracias a la experiencia acumulada a través de aquella patraña llamada ‘Hay motivo’, diseñada ex profeso para la guerra de Irak. Sería muy saludable, digo, ver a uno de esos directores preparando una pequeña cinta basada en el embuste montado por aquellos chicos del ‘Nunca Mais’.

Mais que nada, para que las generaciones futuras conozcan y no olviden –ahora sí, nunca mais- el grado de demagogia que puede alcanzar una parte el género humano cuando se pone a ello.