Jueves 08/12/2016. Actualizado 20:22h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Tribuna libre

Manual de autoayuda conyugal

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Cuando Dios sustrajo una costilla a Adán para crear a Eva, bien podría haberle arrancado también un pellejo para, a modo de pergamino, haber escrito un libro de instrucciones sobre la forma de pensar, sentir y actuar de la mujer. El hecho estaría doblemente justificado: si no por la complejidad de ésta, al menos por la simpleza del hombre. Hay quienes se ofuscan en afirmar la igualdad radical de la “psiqué” masculina y femenina, o argumentan que las diferencias proceden de un momento “a posteriori” y se desarrollan como consecuencia de una estructura social que otorga a las mujeres y a los hombres roles diferentes. Así las cosas, la “psicología diferencial” sería un producto cultural. La mayoría de los mortales no necesitamos de estudios biológicos, antropológicos o psicológicos para darnos cuenta de que somos diferentes. Basta la experiencia del encuentro con el sexo opuesto para que el sentido común abstraiga que los hombres son de Marte y las mujeres de Venus. “Manual de amor” , una película italiana estrenada recientemente en las pantallas de nuestro país, retrata con atino las dificultades de la convivencia en pareja (heterosexual). A través de la historia enlazada de cuatro parejas muestra las distintas maneras de reaccionar de él y ella ante situaciones conyugales que pueden ser más o menos frecuentes. Si ustedes leen las siguientes recomendaciones pensarán que están sacadas de algún libro de “autoayuda” conyugal, de venta en gasolineras, más o menos malo y bastante machista. -- Para ellos: “Tu esposa es un ser humano biológicamente diferente a ti, no esperes que ella se comporte de la misma manera que tú”. “No deberás ignorar las quejas de la esposa, ella lo que espera es, como mínimo, sentir apoyo emocional”. “A ella no le gustan las críticas y el marido no deberá nunca despreciar las sugerencias que la esposa le haga para resolver los problemas que se le pudieran presentar a la familia”. “No esperes que resuelva los problemas de una manera razonable, porque son demasiado apasionadas como para resolver los problemas en base a la lógica”. -- Para ellas: “No trates de imponerle tu manera de pensar, porque él se enfadará si se percata de que le estás dominando”. “No esperes que él te pida perdón, porque a los hombres no les gusta disculparse. Y si, por cualquier motivo, él quisiera expresar lo mucho que siente lo que haya podido ocurrir, lo hará indirectamente”. No se asusten cuando les cuente que está sacado de un folleto de recomendaciones -promovido por el Gobierno de Dubai- para luchar contra el incremento de divorcios que se viene produciendo en el Emirato. Las rupturas son tan frecuentes —casi la mitad de las parejas que contraen matrimonio se divorcian- que los poderes públicos se han visto en la necesidad de enseñar a sus ciudadanos cómo conseguir la felicidad en pareja. Aviso para usuarios: algunos Gobiernos europeos han llegado a niveles de intervensionismo tales que ya se encargan de concertar a la fuerza “matrimonios empresariales”, a pesar de la negativa de alguno de los contrayentes. ¿Nos “oparán” también a nosotros? ¿Para cuándo un “Libro del buen amor”, a lo Arcipreste de Hita, con los consejos de alguna ministra para alcanzar el éxito conyugal?