Martes 06/12/2016. Actualizado 01:07h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Tribuna libre

Moción de censura o dejar a ZP que se siga cociendo en su propia salsa

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El líder de la oposición amagó la pasada semana con la posibilidad de que su partido presente una moción de censura.

La moción de censura es un instrumento que constitucionalmente está en manos de la oposición, así como el adelanto o no de las elecciones generales es algo que la Carta Magna reserva al Presidente del Gobierno. En ese sentido, el medio anuncio de Rajoy hay que interpretarlo en el contexto de introducir un elemento de nerviosismo en los despachos de la Moncloa, que últimamente no ganan para sustos y sobresaltos.

Es evidente que, hoy por hoy, en el supuesto que se decidiera a presentarla, el presidente del PP no ganaría la moción de censura al carecer de los apoyos parlamentarios necesarios para que saliera adelante. Pero tendría la oportunidad de exponer ante la opinión pública cual es la alternativa de gobierno que presenta su partido a los españoles, cuando, en el peor de los casos, nos encontramos a catorce meses de las próximas elecciones generales y a cuatro de los comicios municipales y autonómicos.

En nuestra historia reciente, desde la transición democrática, sólo se han presentado dos mociones de censura. La primera a cargo de Felipe González contra el Gobierno de la Unión de Centro Democrático presidido por Adolfo Suárez. Y la segunda, la presentó el entonces líder de Alianza Popular, Antonio Hernández Mancha contra el Gobierno socialista presidido por González. Ambas fueron derrotadas, pero sin embargo, el resultado y las consecuencias políticas fueron muy distintas en un caso y en otro. Su moción de censura sirvió a Felipe González como rampa de despegue para lo que posteriormente fue su triunfo electoral en 1982 y, por el contrario, la de Hernández Mancha, supuso su tumba política.

Motivos para presentar una moción de censura contra Zapatero hay más que sobrados. Lo que me imagino que los estrategas del PP estarán valorando es si es mejor hacerlo o, por el contrario, dejar que el Presidente, empleando la expresión coloquial, se siga cociendo en su propia salsa. El desgaste y desprestigio personal del actual inquilino de la Moncloa sigue aumentando día a día entre los ciudadanos como así ponen en evidencia las encuestas tanto en lo que hace referencia a la intención de voto como a la estricta valoración personal. Son muchas las personas que sin estar muy al tanto de la política, perciben que Zapatero es el peor presidente que ha tenido España en los últimos treinta años.

El riesgo que tiene la moción de censura que pudiera presentar Rajoy es que se visualizaría la famosa “soledad” parlamentaria del PP y a la que tanto esfuerzo ha dedicado para lograrla el propio Zapatero y la maquinaria socialista de Ferraz. Por el contrario, la ventaja sería que tendría la oportunidad de presentar su programa de gobierno y compararlo con lo que ha hecho en estos tres años Zapatero. Y a partir de ahí, que los ciudadanos llamados a las urnas en dos ocasiones en los próximos catorce meses, fueran los que decidieran. La otra alternativa, la de dejar que se siga equivocando y desgastando ante los españoles tampoco es desechable.