Domingo 04/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Tribuna libre

Movimientos a la vasca

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

En las próximas elecciones va a haber un antes y un después: prepara ese “después” con parámetros antiguos es un grave error

Se esperaba y ya está aquí. La política electoral empieza a moverse en Euskadi. El que más y el que menos toma posiciones ante las elecciones y comienzan a explicitarse posturas, más o menos, interesadas.   El Partido Popular, concretamente María San Gil, recela de los socialistas y adelanta que muchas de las coaliciones en ayuntamientos entre socialistas y populares, previsiblemente, se van a romper.   Eusko Alkartasuna, por voz de Begoña Errazti vuelve, como siempre, a intentar un divorcio de conveniencia con el PNV; y hasta veremos cómo los supuestos comunistas intentarán marcar distancias con los socialistas de Patxi López.   Además el Lehendakari nadará y guardará la ropa e intentará mantenerse en Ajuria Enea sin perder el paso en una negociación de la que muchos quieren alejarle.   Todos quieren llegar a las elecciones con las manos libres. Ya habrá tiempo de volver a las coaliciones de siempre cuando los resultados de los escrutinios estén encima de la mesa.   Independientemente del juicio que, a los electores vascos, pueda merecerles esta actitud “excesivamente coyuntural” de los que se postulan como sus representantes, hay que decir que la actual situación en el País Vasco debería hacer reflexionar a los políticos y a las cúpulas de los partidos.   Las negociaciones del Gobierno con la ETA y las subsiguientes conversaciones de los socialistas vascos con los batasunos, tienen el suficiente calado político como para hacer pensar que el mapa político de Euskadi no va a ser el mismo en los próximos años.   No es bueno jugar con planteamientos tácticos de épocas pasadas cuando la situación es grave y amenaza con consecuencias aún más graves. Si Batasuna-ETA vuelve a la vida política en la legalidad, si los otegis y los permaches  están en un cartel electoral, ni la campaña puede ser la misma, ni las rupturas serán las que eran ni, mucho menos, las coaliciones postelectorales serán parecidas a las que había.   Nos guste o no, va a haber un antes y un después y preparar ese “después” con parámetros de años atrás sería un error de difícil reparación.

·Publicidad·
·Publicidad·