Domingo 11/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Tribuna libre

Nuevo Gobierno: igual da

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Da igual porque el presidente ha aumentado su poder y nadie va a mover un dedo desde ningún ministerio sin que el líder enarque una ceja

Lo escenifica Carlos Arniches en su obra ‘Los caciques’. Se presentan los lugareños ante el alcalde del pueblo a exponer sus reivindicaciones: libertad, fraternidad y… en ese momento el alguacil ordena: ‘delante del señor alcalde quítate la boina’… e igualdad dice el reivindicante. Igual da –dice el alguacil- pero quítatela.

Lo que el ingenio de Arniches retrató en ‘Los caciques’ es un reflejo de lo que se supone que va a ser el nuevo gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero. Igual da.

Y da igual porque el presidente ha aumentado su poder y nada ni nadie van a mover un dedo desde ningún ministerio sin que el líder enarque una ceja en señal de aprobación o la ‘circunfleje’ para decir que nada de nada. Es lógico porque acaba de ganar unas elecciones y tiene en sus manos todo el poder del estado. Mejor dicho, todos los poderes del estado, porque ya se sabe que en la actual democracia española si Montesquieu no ha muerto como dijo Alfonso Guerra, sí está ‘arrimando a tablas’ que diría un taurino.

Ahí sigue María Teresa Fernández de la Vega, reforzada y manteniendo la portavocía, gracias a la simpatía que irradia por todos los poros de su cuerpo. Y el economista Pedro Solbes, que nos mete y nos saca con igual soltura de crisis, desaceleraciones, inflaciones y euríbores varios sin mover un músculo.

Y Fernández Bermejo que cada vez hace más sombra. Sombra referente a eso que hacen los boxeadores cuando se pegan hasta consigo mismos. Y Magdalena Álvarez que presume en la Feria de Sevilla: ‘a mí me lo dijo personalmente’. Igual es que no funcionaban los teléfonos. Que dicen las malas lenguas que ha sido una imposición del socialismo andaluz que se la veía venir en el AVE de vuelta para la tierra de María Santísima.

Moratinos y Cabrera, en Exteriores y en Educación. Dos ministerios que han triunfado –de OT- en su gestión y que no había discusión posible en la continuidad de sus titulares.

Y los nuevos.

Miguel Sebastián que obtuvo uno de los fracasos electorales más sonados de la democracia municipal en España, se hace cargo de Industria y llega, además, dispuesto a ‘arrasar’ –en el buen sentido de la palabra- de tal forma que Solbes ya se ha creído en el deber de marcar el terreno.

Marcar el terreno y marcar el paso es lo que hará a partir de ahora Carme Chacón. Que será con toda seguridad una magnífica ministra de Defensa y que será –otra vez con toda seguridad- recibida con todos los honores por parte de los militares.

Y la igualdad del gobierno del ‘igual da’. Un ministerio de igualdad para la bebé del ejecutivo, Bibiana Aído: ‘papá que me hacen ministra’; ‘mamá que quiero ser artista’.

Un gobierno a la medida de Rodríguez Zapatero: avanzado, igualitarista, solidario, progresista, de talla intelectual y política, que no se puede pedir más ni se ‘pué aguantá’ que dice Chaves.

Y Caldera y Narbona ahí están como la Puerta de Alcalá.

Igual da.

·Publicidad·
·Publicidad·