Viernes 09/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Tribuna libre

Ortodoxia financiera

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Parece claro que la última, por ahora, bajada de tipos en Estados Unidos y la apertura de los préstamos de la FED a bancos de inversión y brokers de Wall Street son jugadas, dentro, pero en los confines de la ortodoxia.

Un banquero central puede hacer menos cosas de lo que parece a simple vista. Tienen fama de soberbios, sordos e insensibles, pero el banquero central está maniatado por la ortodoxia. Pero como ésta es mudable, el banquero central apenas puede ser algo más que un coyunturalista bien informado y un oportunista que vea con anticipación, a la manera de esos delanteros centro anclados en el área, esperando a adivinar por dónde le va a llegar el balón en buenas condiciones para marcar el gol.

Bernanke está haciendo todo lo que puede dentro de la ortodoxia dominante. Seguramente más de lo que puede. Está agotando la munición porque la ansiedad circundante no hace más que mirar a su balcón para adivinar una señal tras los visillos. (¿Tendrá visillos la FED? Sería un detalle).

A Trichet, su ortodoxia, es decir, la nuestra, le impone vigilar la inflación como primera y casi única prioridad, aunque su estatuto luego le pide que acompañe a la política económica. Es un requerimiento teórico porque Europa, ni siquiera la Eurozona, tiene una política económica definida y uniforme, menos aún común. Más bien, en algunos casos, contradictoria. La única política económica común es precisamente, y a pesar de Nicolas Sarkozy, la política monetaria.

Bernanke bulle, actúa, seguramente yerra, seguramente también acierta. Trichet, por el contrario, espera con cara se serena complacencia. Presta dinero porque está entre sus funciones e banquero central, pero no pasa de ahí. ¿Es solidario el Banco Central Europeo con la FED? ¿Es que tendría que serlo?

Parece claro que la última, por ahora, bajada de tipos en Estados Unidos y la apertura de los préstamos de la FED a bancos de inversión y brokers de Wall Street son jugadas, dentro, pero en los confines de la ortodoxia.

A lo mejor, de lo que ha llegado el momento, es de cambiar de ortodoxia.