Viernes 09/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Tribuna libre

La ópera de París clausura el año de Mozart con un Idomeneo notablemente mejorado tras su paso por la Scala de Milán

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La Opera de París finaliza los actos que han marcado el 250 aniversario del nacimiento de Mozart con una producción de Idomeneo en el Palacio Garnier dirigida por Thomas Hengelbrock Luc Bondy, y que será representada en nueve ocasiones a lo largo de este mes.

La mala noticia de última hora para los que acudieron a su estreno este jueves fue la ausencia de Ramón Vargas, que fue sustituido en el papel de Idomeneo por el estadounidense Charles Workman. Los que pudimos asistir al ensayo general el pasado lunes tuvimos la suerte de disfrutar de una magnífica interpretación del gran tenor mejicano, que debió renunciar a última hora a causa de un fuerte resfriado, pero que subirá de nuevo a escena a partir de este domingo.

Merece la pena asistir a la nueva y mejorada dirección de escena del suizo Luc Bondy respecto al trabajo que ofreció hace un año en la Scala de Milán, y a las bellas actuaciones de la mezzo-soprano Joyce DiDonato, que encarna el papel de Idamante, y la soprano sueca Camilla Tilling que se estrena en la Opera de París con la interpretación de Ilia.

La pieza, primera de las grandes óperas de Mozart, fue escrita cuando el compositor contaba 25 años. Relata, con lirismo y ternura, la historia de Idomeneo, rey de Creta. Cuando regresa a su patria tras la Guerra de Troya es sorprendido por una terrible tempestad que amenaza con hacer naufragar el barco. Para aplacar la ira de Neptuno, Idomeneo promete que si se salva ofrecerá en sacrificio la vida de la primera persona que divise a su llegada a la isla. Pero la desgracia se abatirá sobre el rey cretense cuando descubre que la primera persona que encuentra en la playa no es otra que su hijo Idamante. Este, durante la ausencia de su padre, ha tratado con magnanimidad a los prisioneros de guerra, entre los que se encuentra Ilia, hija de Príamo, rey de Troya, de la que acaba enamorándose.

Idomeneo fue un encargo del Príncipe Elector Karl-Theodor de Baviera para el carnaval de Munich. Impusieron a Mozart la distribución y tuvo que adaptar su partitura a las capacidades vocales de los cantantes. Idamante fue interpretado por un castrato, Vincenzo del Prato, poco apreciado por Mozart, que en una reposición de la obra decidió confiar este papal a un tenor.

Hoy, Idamante es interpretado por un tenor o una mezzosoprano.

La ópera, coproducida por el Teatro Real de Madrid, la Opera de París y la Scala de Milán, estará en la capital española a principios de verano de 2008.