Miércoles 29/06/2016. Actualizado 16:07h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Tribuna libre

Pedro quiere ser presidente

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

A toda costa Pedro, como le dice familiarmente Pablo, quiere ser presidente del Gobierno. Hasta parece que se le nota en la cara, una amarillenta ansia.

Un artículo de...

Rafael  Gómez Pérez
Rafael Gómez Pérez

Profesor de Antropología Cultural.

Más artículos de Rafael Gómez Pérez »

Pedro Sánchez quiere ser presidente porque para eso se metió en política, porque los políticos aman antes que nada el poder y cuanto más mejor. Lleva trabajándose su candidatura desde hace ya años y qiuizá piense que ahora o nunca.

Pedro Sánchez quiere ser presidente porque, acaso contagiado por el iluminismo de Zapatero, quiere llevar a término lo que el sujeto de una conjunción astral, que dijo aquella, no pudo realizar, ya que llevó al país al borde de la ruina después de decir que estábamos en la champions league.

Pedro Sánchez quiere ser presidente porque, de no serlo, en su propio partido prescindirán de él en el próximo Congreso y su hora de gloria habrá pasado siendo, como es, aún tan joven. Los barones y alguna que otra baronesa le están dando un tiempo, pero no ilimitado.

Pedro Sanchéz quiere ser presidente porque parece sentir un odio especial al Partido Popular y otro, aun más profundo, a Rajoy, al que no considera decente, como dijo, sin aclarar quiénes dan el certificado de decencia o indecencia. Esta es su ocasión porque Rajoy tiene todas las de perder.

Pedro Sánchez quiere ser presidente porque, habiendo registrado el PSOE, con él, el peor resultado de su historia y, en concreto, en Madrid, donde iba primero, solo sacaran seis diputados, quiere quizá lavar esa lacra, que le echan en cara no pocos socialistas.

Pedro Sánchez quiere ser presidente porque, de no serlo, habría nuevas elecciones donde es probable que él y su partido serían superado por Podemos: ya lo adelantan las primeras encuestas. Por eso quiere, a cualquier precio, pactar con los morados.

Pedro va a ser quizá presidente con la ayuda de Pablo, pero es probable que Pablo (Podemos) dé a Pedro (PSOE), en no poco tiempo, el abrazo del oso. Aunque también puede ocurrir que del oso se hagan cuatro ositos que se peleen entre sí.

Como dice el tópico, “está todo abierto”. Tan abierto que el país se puede ir por el sumidero.