Domingo 04/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Tribuna libre

René Lalique. El Museo de Luxemburgo explora las fuentes de inspiración de la joyería

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El Museo de Luxemburgo presenta a partir del miércoles una exposición dedicada a René Lalique, creador de excepción e inventor de la “joya moderna”. Para esta ocasión han reunido una selección de sus más bellas creaciones.

La exposición incluye algunas joyas inéditas que han sido prestadas por coleccionistas privados o museos del mundo entero, como el Calouste Gulbenkian de Lisboa, el Metropolitan Museum of Art de Nueva York, el museo Lalique de Hakone (Japón, y los museos Lalique y Arts Décoratifs de París.

Además de las cerca de 400 piezas realizadas entre 1890 y 1912 por René Lalique y algunos de sus contemporáneos, la exposición presenta como novedad la exploración de las múltiples fuentes de inspiración y el método de trabajo de Lalique.

Réné Lalique, que había comenzado su trabajo como diseñador de joyas para los joyeros del Palais Royal en 1880, pasó a poseer su propio taller y a trabajar sin descanso dibujando, modelando y realizando todo tipo de estudios y ensayos técnicos movido por el deseo de encontrar algo nunca visto.

Comenzó a singularizarse utilizando materiales poco tradicionales: oro cincelado, esmalte, ópalo, piedra de luna, asta, marfil y cristal. Y siendo como era un apasionado de la naturaleza, comenzó a imitarla, buscando en el Jardin des Plantes flores y plantas exóticas: iris, cardos, anémonas, orquídeas, muguet o muérdago, y pequeños animales como reptiles, pájaros o insectos.

El ambiente cultural de finales del siglo XIX, impregnado por los poetos y pintores simbolistas, sugirieron a Lalique nuevos temas que traspasaban los códigos tradicionales del mundo de la joyería. Después, su participación en las Exposiciones Universales de 1900 en París y de Saint-Louis en 1904, hicieron de él un hombre de renombre internacional. Y no es para menos después de que aristócratas rusos, austriacos y parisinos se disputaran la pieza que presentó en París en 1900: una jaula de mujeres-libélulas en bronce dentro de la cual unos murciélagos volaban sobre una profusión de pidras de colores, perlas nacaradas, marfiles y esmaltes.

·Publicidad·
·Publicidad·