Sábado 10/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Tribuna libre

La Semana: “Mas” de lo mismo, Josep Piqué a los suyo y Rodríguez Zapatero en su “arcadia”

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

“Mas” de lo mismo. “Mas” sin acento. Es “mas” que un juego de palabras. Don Artur Mas ha protagonizado la semana y ya se han alzado voces preguntándose el motivo. ¿Por qué el representante de un partido, que ni siquiera gobierna en Cataluña, impone su voluntad a todos los catalanes y a todos los españoles?

“Mas” de lo mismo. “Mas” sin acento. Es “mas” que un juego de palabras. Don Artur Mas ha protagonizado la semana y ya se han alzado voces preguntándose el motivo. ¿Por qué el representante de un partido, que ni siquiera gobierna en Cataluña, impone su voluntad a todos los catalanes y a todos los españoles? Quizás, el único que está en condiciones de responder a esa pregunta, es don José Luis Rodríguez Zapatero y es seguro que no la va a responder. Pero el señor Mas está encantado de haberse conocido y sobre todo, feliz, porque ha logrado “tratar de tú al Gobierno de España”. Más de lo mismo —ahora con acento- nos ha deparado la semana. Una continuación “cansina” del monotema del Estatut. Comenzó todo con los señores Mas, Duran y Rodríguez Zapatero haciendo manitas en la puerta del Palacio de La Moncloa y acaba con don José Luis Carod Rovira de “morros” con el Presidente del Gobierno; Están, tan de morros que no quiere ni una foto juntos ni hacer manitas ni jugar a “pinto pinto gorgorito”. Lo que pasa, es que esas negativas y esas “dignidades”, no se las cree nadie y, de momento, Esquerra continúa en el tripartito de la Plaza de San Jaime y ya veremos si la negativa a firmar el acuerdo pasa por caja o no pasa por caja; que ya verán ustedes como pasa por caja. Don Mariano Rajoy también hace manitas —verbales se entiende- y mira arrobado a don José Piqué, al que después del follón y de jugar a las palabras cruzadas con don Ángel Acebes -que no quiere admitir la palabra “nación” como animal de compañía- ni siquiera se le ocurrió dimitir. La conversación de 5 o 6 horas en casa del señor Rajoy fue un cambio de impresiones o un definir estrategias, que se conoce que unas horas antes, en el parador de Toledo, no habían tenido tiempo. Dice el líder del Partido Popular: “Asunto zanjado”. ¿palabrita del Niño Jesús?. Y además cuidadín con las zanjas que el señor Ruiz Gallardón está a la que salta y además está crecido con las encuestas de popularidad y en cuanto acabe Madrid, igual le da por meterse en política. Y los del Partido Popular, todos cogiditos de la mano - “el vestuario es una piña”- se van a ir a pedir firmas por esos mundos de Dios, aunque con el voto en contra de don Alfredo Pérez Rubalcaba, que ya les ha dicho que el no firma, no por nada sino porque es anticonstitucional y él para eso de la Constitución es muy mirado. A don José Bono —la foto con la cúpula militar es de las que hacen historia- le gustaría que se llegara a un acuerdo entre el Partido Socialista y el Partido Popular, porque dice que en estos asuntos las mayorías simples no valen. Y lleva razón. Pero también opina que eso de recoger firmas para el referéndum es algo que en el Partido Popular, “no han pensado bien. Y puede que, en eso, también lleve razón el Ministro de Defensa. Y en Cataluña se han tenido que guardar la pancarta de bienvenida a los papeles de Salamanca. La Audiencia Nacional decidió rememorar las escenas del recibimiento de “Bienvenido Mr. Marshall” y nos ha tenido a todos en un ¡ay!. Mira que si vuelven a Salamanca. Pero no. Se levantó la bandera y los papeles ya están en Cataluña. Lo que pasa es que al señor Obispo de Barbastro-Monzón le suena un poco a chufla eso de que los papeles sí, pero los retablos de Lérida no y claro... Pero como el señor Duran i Lleida ha estado en Roma. —otro con la manía de ir a Roma a quejarse- a lo mejor lo soluciona y el patrimonio aragonés vuelve a Aragón. De momento ha ido a quejarse de la postura de algunos obispos. Claro que como ha llegado en plena publicación de la primera Encíclica de S. S. el Papa, su viaje ha pasado algo desapercibido en el territorio Vaticano. Y ya se ha montado el lío entre los poderes. El Constitucional, el Consejo General del Poder Judicial y el Gobierno, se las tienen tiesas y nadie sabe quién va a dirimir todo lo que empieza a ser dirimible. Igual don Alfonso Guerra tiene que resucitar a Montesquieu. Y Caja Madrid ya ha dicho “estas acciones son mías” y habla de la OPA y Endesa sube el precio y la OPA se queda obsoleta, en plan rebajas de enero. Mientras, don José Montilla -con muletas- apenas tiene libertad de movimientos y menos cuando tiene que hacer doblete e ir a La Moncloa con distintas indumentarias: hoy de Ministro, mañana de Secretario General del Partido de los Socialista Catalanes. Un sin vivir por mucho que le acompañe doña Manuela de Madre. El señor Solbes no lleva muletas —de momento- pero su pseudorreforma fiscal se le ha quedado en los huesos y le llueven las críticas. Menos mal que el señor Mas, acapara todas las portadas porque si no, a estas horas, don Pedro iba en silla de ruedas más que con muletas. Porque se le “deslocaliza” la gente: “El Almendro” se va de Jijona y “Cortefiel” despide a 400 empleados y deja de fabricar en España. Debe de ser que han aprovechado lo distraído que está el señor Caldera en contarnos y glosar —cual Fray Luis de León- sus desventuras salmantinas cuando sólo era un diputado por aquellas tierras tan dadas a guardar papeles y a conservar declaraciones de políticos. Un fastidio. Se cancela el ciclo con una entrevista al señor Rodríguez Zapatero en Cuatro. Es raro que el Presidente del Gobierno venda humo, que como se entere la Ministra de Sanidad, tenemos una crisis de Gobierno. Vendió humo: el principio del fin de ETA. La Constitución por encima de todo, incluso en Barcelona donde no dijo lo que dijo — sordos, que sois todos unos sordos-. Cicatrizar heridas. Viajes previstos y poco más. Humo.

·Publicidad·
·Publicidad·