Lunes 05/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Tribuna libre

La Semana: Rupturas por doquier, también la de Manjón con las campanas y la de Zapatero con el idioma de Molière

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Rupturas por todas partes. Rajoy rompe con Rodríguez Zapatero. El PSOE rompe con el Partido Popular. Las víctimas del terrorismo rompen con el Alto Comisionado, Peces Barba. La presidenta, señora Manjón, rompe con las campanas. El PP de Cataluña rompe con Maragall. Mayor Oreja rompe con Piqué y, para colmo de rupturas, el Presidente del Gobierno se va a la Asamblea francesa a romper con el idioma de Moliére. Un trago.

Rupturas por todas partes. Rajoy rompe con Rodríguez Zapatero. El PSOE rompe con el Partido Popular (y viceversa) y el PP queda fuera de las conclusiones del 11-M. Las víctimas del terrorismo rompen con el Alto Comisionado, Peces Barba. La  presidenta, señora Manjón, rompe con las campanas. Blanco y Chaves rompen con Maragall. Artur Mas rompe con el PP de Cataluña. El PP de Cataluña rompe con Maragall. Mayor Oreja rompe con Piqué. Marín rompe con los idiomas en el Congreso. Pujol, Maragall y Mas, rompen con el idioma catalán y se lanzan a hablar en español y, para colmo de rupturas, el Presidente del Gobierno se va a la Asamblea francesa a romper con el idioma de Moliére. Un trago.

 

Es como una especie de parte meteorológico: un fuerte hedor a podrido se extiende por la Península, por las Islas y por Ceuta y Melilla,  inunda a toda la clase política, constructores y "ad láteres" y amenaza con invadir la vida pública.

 

En este tema, como en ningún otro, se sabe cómo empezó y nadie tiene la menor idea de cómo puede acabar. De momento hay inquietud y, tras el traspié de Maragall, todos se tientan la ropa antes de hablar, antes de denunciar y antes de querellarse.

 

Se ha dicho muchas veces y en los más variados foros, sedes de partidos y en tertulias más o menos privadas: los problemas para el gobierno Zapatero iban a venir de Cataluña más que del País Vasco, y así ha sido.

 

Mientras tanto los vecinos de El Carmelo siguen en hoteles -los más afortunados- mientras que los menos favorecidos contemplan, entre temerosos e incrédulos, dibujos y mapas trazados con grietas en las paredes de sus viviendas.

 

El fiscal dice "no" al indulto de Vera y Colorado y Marín dice "no" a la broma de los idiomas "cooficiales" en el Congreso.

 

Mientras, Rajoy se entera ahora de que en La Moncloa le gastaron una broma y se molesta. Es lógico. Lógico que le gastaran la broma y lógico que se moleste. No será porque no se lo habían profetizado gentes de -planta más arriba o planta más abajo- Génova.

 

La reforma de la Constitución arranca con las heridas del 11-M abiertas y con un aniversario que tampoco está muy claro. Entre ruido de campanas, desplantes, interés por salir en la foto, bosques de ausentes y declaraciones de policías antiexplosivos, la cosa está poco definida y puede que estalle precisamente en las conclusiones de la Comisión.

 

Se enfada Mayor Oreja con Piqué a propósito de la entrevista del presidente del PP catalán con Carod-Rovira. Claro que los acontecimientos de Perpiñán no se miran con los mismos ojos desde el PP vasco que desde el PP catalán.

 

Lo mismo que el enfado de Chaves y Blanco con Maragall. También en el Partido Socialista hay clases y distancias que "pueden ser insalvables en según qué asuntos", dicen los más "antiguos" de Ferraz.

 

Para el 2013, vamos a dar a Europa más de lo que recibiremos. Ya se empiezan a ver "caritas de tontos" en ámbitos financieros y empresariales. Pronto se ha desinflado el "aplastante" triunfo del sí en el referéndum plus.

 

Tercia Pujol y pide calma y "seny". Lo que pasa es que la política en Cataluña se está haciendo demasiado "charnega" y eso en Convergencia no gusta demasiado y las consecuencias son catastróficas: los "culés" de baloncesto piden la dimisión del presidente del Barça en pleno partido y victoria contra el Madrid. Lo nunca visto.

En mentideros políticos se hablaba estos días de la necesidad de adelantar la Semana Santa porque si no, esto no se va a parar y es que ya se ha ofrecido Lopera para ir con su estampa del Gran Poder a Barcelona a ver si se remansan las aguas del Mediterráneo. Quizá, unas palabritas de Zapatero en el idioma de Mòliere servirían para reconducir las cosas.