Martes 06/12/2016. Actualizado 01:07h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Tribuna libre

Vamos a contar mentiras

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El Gobierno ha decidido que “como sea” no quiere una bomba de la ETA y, sobre todo, no la quiere antes de las elecciones.

Es lo que parece que se han propuesto señores como Rodríguez Zapatero o Conde Pumpido. Que el Presidente del Gobierno, diga en Navarra que se aplicará la Ley de Partidos en su letra y en su espíritu  y nos enteremos de lo que nos enteramos en relación con ANV, o que el Fiscal General del Estado afirme sin rubor que no descartamos ilegalizar a ANV después de las elecciones porque ahora no tenemos tiempo, suena a ganar tiempo, al “como sea” de hace unos meses, a tomadura de pelo y, en definitiva, a mentira.

El Gobierno ha decidido que “como sea” no quiere una bomba de la ETA y, sobre todo, no la quiere antes de las elecciones. Hay que llegar a los comicios con esa paz ficticia del trágala, de la claudicación, del mirar hacia otro lado ante la kale borroka o las extorsiones a empresarios. Se aguanta todo mientras se pone cara de “feroche” –la Vicepresidenta es una maestra en estos menesteres- y se dice al-to-y-cla-ro que se aplicará la Ley de Partidos. Mentira.

Cuentan el “sucedido de un guardia civil que llega a su casa completamente desnudo, sólo con el tricornio en su cabeza. Los hijos y la mujer le preguntan qué ha ocurrido y, tras un ligero forcejeo provocado por la vergüenza, explica el “número” que le han asaltado 50 o 60 delincuentes, que le han quitado todo y le han dejado como le ven. Padre –le dice uno de los hijos- ¿y el tricornio?..Es que hay que tener muchos c…..s para quitarle a tu padre el tricornio.

Algo muy parecido le está sucediendo a Rodríguez Zapatero y a sus corifeos del Partido Socialista, del Ministerio de Justicia o de la Fiscalía General del Estado. La ETA los está dejando políticamente hablando en pelota picada. A modo de tricornio, ya no les queda más que decir eso de la aplicación estricta de la Ley. El resto es pura ficción de cara a las elecciones. Si se lo creen –que no se lo creen- malo. Si no se lo creen, peor porque entonces es que intentan engañar a los ciudadanos con el tricornio de la legalidad puesto, pero completamente desnudos de argumentos para ocultar a los españoles la verdad de lo que está pasando. Habrá o no habrá pactos con los terroristas, habrá o no habrá negociaciones para que no atenten de forma demasiado grave. Estará o no estará Navarra encima de la mesa. Se intentará o no se intentará una coalición con los nacionalistas, pero lo evidente es que Rodríguez Zapatero no lleva puesto más que el tricornio.

La incógnita está en saber si después de las elecciones -y ya instalados los terroristas en autonomías y ayuntamientos- se van a quedar ahí y le van a “devolver la ropa” o si habrá una nueva escalada para llegar a las generales “sin bombas”. Si la jugada en las elecciones de 2007 les ha salido bien, no hay ninguna razón para que no la prorroguen a las urnas de 2008.

Y volveremos a escuchar al-to-y-cla-ro que-se-va-a-a-pli-car-la-Ley- de-par-ti-dos y que Navarra está bien dónde está y que, a lo mejor, no da tiempo a ilegalizar los partidos de los terroristas antes de las elecciones generales.

Pero eso sí, siempre con el tricornio puesto.