Jueves 17/08/2017. Actualizado 01:48h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Tribuna libre

Vaya memez

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Un partido y unas pretensiones que –independientemente de que se consigan o no- son una memez absoluta

Lo había dicho la víspera el Lehendakari Ibarretxe: Es un partido oficial, oficial con todas las de la ley y, por tanto, entrañable. Naturalmente se refería al partido de fútbol que jugaron las selecciones autonómicas o regionales o como quieran llamarlas de Euskadi y Cataluña.   Pues, hombre, de oficial nada de nada. Un partido ni siquiera amistoso. Más bien habría que hablar de “partido jocoso”. O sea, una risa. Y en cuanto a lo de “entrañable” por ser “oficial”, aún tiene más gracia. Un partido de fútbol oficial, es decir, de competición, en el que los equipos se juegan una clasificación o una liga o una copa, es evidente que de entrañable tiene poco, y si no que se lo pregunten a los cabezazos, codazos, patadas, insultos o lesionados que suele haber en ese tipo de partidos. Es cierto que Ibarretxe, obsesionado por los femeninos y los masculinos del idioma, no está demasiado ducho en eso de adjetivar competiciones futbolísticas, pero eso de que es oficial y por consiguiente entrañable es un pelín fuerte.   Pero nada comparado con la que se montó en el Nou Camp –ocupado en la mitad de su aforo- con un público que convirtió el partido oficial entre dos selecciones nacionales con sus himnos nacionales y todo en un festival antiespañol, separatista y politizado al estilo dramático de “puta España”, “español el que no bote” y demás lindezas aprendidas en las candilejas de cualquier escenario de salón de actos sindical. Una cosa fina, con “elegantxia” y seny.   Y lo mejor de todo fue que la competición estaba autorizada por la Real Federación Española de Fútbol. Claro que, con la que le está cayendo encima a Villar, no es de extrañar que no esté para matices.   Y coincidió todo, incluida la petición de “presos a la calle”, con el final de la huelga de hambre de De Juana Chaos, que uno pensaba verle por el Nou Camp con un bocata de chistorra y de butifarra.   Un partido y unas pretensiones que –independientemente de que se consigan o no- son una memez absoluta. Intentar que unas determinadas regiones españolas tengan selecciones “nacionales” propias supone una tontería de un enorme calibre. Y hasta Maragall -que estaba encantado a pesar de llegar tarde al evento- dijo, “entrañable” él, que esperaba que las selecciones de Cataluña y de Euskadi se encontraran en un mundial y hasta en la final. Este hombre es que es de una fantasía arrolladora.   Dicen los que lo vieron que las dos televisiones autonómicas – TV3 y ETB- estaban con el trasero licuado, venga a repetir eso de “selecciones nacionales e himnos nacionales”. Otros medios tuvieron que hacer equilibrios y era de escuchar -por ejemplo- a Oliveros en el Carrusell de la SER –enhorabuena, Pepe Domingo, por ese magnífico libro- hacer filigranas para contar “al resto del Estado” eso de “nacionales”. Y unas veces eran himnos nacionales y otras selecciones autonómicas y otras ni se sabe. Un trago contar aquella memez desde una emisora que se escucha en toda España.   Pues nada, otro “acontecimiento histórico” en la historia de ambas “naciones”.

“Somos
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·