Jueves 08/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Tribuna libre

Venecia, puerta abierta a Oriente: comercio por encima de cultura o política

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El Instituto del Mundo Arabe de París acoge en sus instalaciones una sugerente exposición que pone de relieve la relación privilegiada que mantuvo Venecia con Oriente durante diez largos siglos.

Todo comenzó en 828. Según la leyenda, dos comerciantes venecianos decidieron apropiarse de las reliquias de San Marcos, que se encontraban en Alejandría, para ofrecer a su ciudad un santo patrón digno de las ambiciones de la Venecia de entonces.   No parece que los egipcios les reprocharan muy duramente esta osadía, pues la capital del Véneto pasó a convertirse en socio privilegiado de todo Oriente, controlando los intercambios comerciales y manteniendo buenas relaciones diplomáticas con el mundo musulmán, sin renunciar a su papel de defensor del cristianismo en Europa.   La exposición del Instituto del Mundo Arabe recorre la historia de la república veneciana, de 828 a 1797, principalmente a través de los regalos ofrecidos a sultanes y controladores de puertos, que normalmente se trataban de objetos de arte: tapices, pinturas, objetos de cristal o cerámica, etc.   Son 200 piezas procedentes de unos 60 museos e instituciones religiosas, entre las que destaca la cristalería de Murano, cuyos artesanos se apropiaron del savoir-faire de los artistas de Siria y Egipto.   También los cuadros permiten contemplar la influencia de la moda oriental en los maestros venecianos como Bellini, Carpaccio o Mantegna, que introducen guiños en sus pinturas religiosas, como los caballeros mamelucos que aparecen en La Natividad de Giovanni Manstreti, o retratan a los grandes hombres de la época, como el sultán Mehmet II, pintado por Gentile Bellini.