Jueves 08/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Tribuna libre

ZP hace de Bing Crosby en el clan Sinatra

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Se ha publicado estos días una foto de la cumbre de París con Schröder, Putin, Chirac y Rodríguez Zapatero. Una foto que a uno le ha recordado esas escenas de comedia musical americana en la que siempre salían Frank Sinatra, Dean Martín, Sammy Davis jr y Bing Crosby.

 

Es una foto en la que  están de perfil como entrando o saliendo del escenario entre los aplausos del público. Una foto en la que todos están sonrientes y parecen satisfechos de lo que han conseguido, que no sabemos muy bien si ha sido engatusar a Putin para la cosa esa de las energías que tanta falta nos hacen o si lo que han logrado es un frente común anti-americano o mejor dicho anti- Bush.

 

Es de suponer que todos han desempeñado sus papeles, como en las películas del llamado “clan Sinatra”.

 

Dean Martín y el mismo Sinatra son los listillos, los golferas que se llevan a las chicas, el dinero de la ruleta en Las Vegas y además cantan y bailan. Sammy Davis es un poco el gracioso al que todos intentan engañar pero que va a la suyo y nunca pierde y Bing Crosby, que realmente no pertenece al clan, y sale como de relleno en esas películas y que se suele llevar a Grace Kelly - tan sosita ella-  pero que su papel de protagonista solo lo consigue haciendo de cura en “Las campanas de Santa María” y cosas así.

 

Ese papel, el de Bing Crosby,  es el que le va a  Rodríguez Zapatero. Siempre sonríe, es bueno, quiere ser amigo de todos,  pero al final es el que pone los discos en el guateque, mientras que Sinatra-Chirac,  Dean Martín-Schröder  y  Sammy Davis-Putin son los que de verdad  parten el bacalao en todas las escenas de la película y bailan con las chicas más resultonas.

 

Bing Crosby-Rodríguez Zapatero, si acaso, canta una canción dulzona y romántica pero poco más.

 

Nuestra nueva política exterior, sobre todo en Europa es hacer de Bing Crosby,  ser buenos y esperar a que los demás nos digan lo que tenemos que hacer y qué podemos tomar o no tomar de postre.

 

Y Rodríguez Zapatero, como si quisiera desquitarse de este papelón, saca el genio aquí en casa y se pone a quitar estatuas, a regañar a algunas víctimas del terrorismo,  a machacar a la familia, a despreciar a tres millones de firmantes y a hacer la vida imposible a quienes no piensan como él.

 

Es como si  Bing Crosby  pegara  a Grace Kelly en “Alta sociedad” en vez de cantarle por lo romántico.