Martes 17/10/2017. Actualizado 12:33h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Tribuna libre

ZP todo lo hace bien

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El caso es que de la entrevista que Rodríguez Zapatero concedió a TVE, la única deducción que puede sacarse es que el presidente ‘todo lo hace bien’.

A lo mejor es que la oración con Obama le ha producido al presidente del Gobierno una especie de sarpullido bíblico y se aferra a frases evangélicas como a un clavo ardiendo. El caso es que de la entrevista que Rodríguez Zapatero concedió a TVE, la única deducción que puede sacarse es que el presidente ‘todo lo hace bien’.

Nada nuevo. Tan antiguas y conocidas resultaron las respuestas del jefe del Gobierno, que en los principales periódicos nacionales apenas se le da relevancia –algunos ni siquiera  en portada- y se le dedican medias páginas, incluida la foto de rigor.

La monserga de siempre: que si la magnitud de la crisis era imprevisible, que si las políticas sociales son intocables, que si está preocupado por el paro, que si ha defendido a Aznar, que si está contento con el Gobierno que preside, que si las soluciones ya están ahí, que si no hay remodelación de Gobierno, que, que que…

Ni una sola solución concreta, ni una sola palabra de autocrítica. Era como la carta del cuasi desaparecido El Bulli: paro deconstruido con fumé de IVA. Sorbete de aire de funcionarios con gaseosa de 173 medidas y, de postre, espuma sugerida de superávit de seguridad social sobre base caramelizada de interrupción voluntaria del embarazo.

Puras justificaciones de una gestión que hace ‘eses’ como el paso incierto de alguien que vuelve a casa a las 5 de la mañana.

Rodríguez Zapatero apareció por vez primera sin chistera y sin conejo que sacar y hasta sin aire mitinero de fin de semana con las ‘pajines’. Ni tan siquiera un ‘latiguillo’ que llevarse a la boca a no ser el cuidado exquisito que puso en no pronunciar ni una sola vez la palabra aborto. Eso sólo puede significar un agotamiento preocupante de ideas y de planteamientos de gobierno y en esas condiciones resulta paradójico que diga que no prevé remodelaciones en el ejecutivo.

Mínimo interés por tres razones: por la falta absoluta de credibilidad del presidente, por su inanidad en los razonamientos y por la inexistencia total de contenidos.

Así las cosas, no se entiende muy bien a qué vino esa entrevista en la que los esfuerzos de los periodistas por arrancar alguna respuesta coherente resultaron inútiles.

Lo único concreto que se pudo sacar de las réplicas fue que Rodríguez Zapatero se siente con fuerzas para seguir gobernando. Ahora la duda es si a los españoles nos quedan fuerzas para que Rodríguez Zapatero siga gobernando.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·