Viernes 18/08/2017. Actualizado 14:06h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Tribuna libre

Zapatero se vino de Doñana y cogió su fusil para lo de la crisis económica. Pero la pólvora estaba mojada y las balas eran de fogueo

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Las dos actuaciones del presidente, en la Comisión Delegada de Asuntos Económicos y en el Consejo de Ministros, sólo han servido para dejarle en evidencia. Es evidente que no sabe qué hacer y es más evidente aún que pretende seguir con el engaño.

Lo que es evidente -a la vista de la comparecencia del presidente del Gobierno para explicar la situación económica- es que Dios creó al hombre de la nada. Rodríguez Zapatero se ha convertido en la nada más absoluta, en la vaciedad total. Ya no es un problema de ideologías, ni de derechas o izquierdas, el problema está en que o no ve lo que está pasando o no quiere verlo.

Que a estas alturas el responsable de la política española, anuncie con voz campanuda que la crisis se acabará en ‘un tiempo razonable’ es para que se fuera a Doñana el resto de sus días. ¿Qué es en economía un tiempo razonable?

La explicación de lo que es un acuerdo –bilateral o multilateral- para justificar lo que está pasando con la financiación autonómica debería de causar sonrojo aún a los más enconados ‘zapateristas’.

Afirmar que la situación española tiene más capacidad que el resto de los países europeos -¿pero capacidad para qué?- es un insulto a quienes tienen que cerrar su tienda, despedir empleados, comer menos, divertirse menos, gastar menos y llegar a duras penas a pagar las obligaciones que tienen contraídas.

Ya no hay duda: el gobierno de Rodríguez Zapatero no sabe qué hacer ante la que se le ha venido encima y –lo dicen en Ferraz- hay que aguantar el chaparrón que ya escampará y queda mucho tiempo para las próximas generales que es lo único que interesa. Aboga esta teoría la incomparecencia que, desde hace unas semanas, protagoniza José Blanco que está dejando el marrón a Pedro Solbes que para eso cobra como vicepresidente.

Solbes es otra ‘nada’. Verle con su oronda carpeta de tapas azules y grabado en oro ‘consejo de ministros, caminando hacia el edificio de Moncloa donde se celebra la reunión del ejecutivo, era como revivir el fantasma de la ópera. Soles es un alma en pena que de vez en cuando se nos aparece a los españoles y balbucea vocablos incoherentes como: probablemente, confiamos, esperamos, creemos, pensamos…

A todo esto lo llama Elena Valenciano, la responsable de asuntos internacionales del Partido Socialista, ‘liderazgo útil’ y mezcla a Obama y a Rodríguez zapatero y lo hace sin que se le altere el pulso.

Los políticos catalanes, incluidos los del Partido Popular, están en pie de guerra y cuando hacen comparaciones entre autonomías califican a Andalucía de ‘califato’ eso es que al final la culpa de que no se solucione lo del Estatut, ese que tanto le gusta a Zapatero, va a ser del moro Muza, que a lo mejor es quien tiene que aprobar os presupuestos de Solbes.

A esto lo llama el presidente frenazo y estancamiento aunque hay periódicos extranjeros de gran prestigio que dicen que España empieza a ser una rémora para la economía europea. Posiblemente no sea para tanto porque en todas partes cuecen habas, pero lo cierto es que no nos van a regalar nada y que nuestro prestigio internacional está por los suelos.

Los viajes de la vicepresidenta a América sirven de poco, quizás para constatar que le caen bien las monjitas que cuidan y se sacrifican hasta el extremo por enfermos desahuciados o por niños pobres o que trabajan en situaciones extremas. O sea lo mismo que hacen aquí tantas instituciones religiosas pero que no son reconocidas en sus méritos por el gobierno del que forma parte la señora Fernández de la Vega.

Pero ahora que Chávez –el de Venezuela, no el del califato- quiere llamarse ‘indoaméricano’ y que las niñitas chinas no cantaban sino que sólo movían la boca y que hasta Bono se carga la división de poderes, recordando al los miembros del legislativo que son tales porque lo ha querido el presidente del ejecutivo, las mentiras que dice Ana Mato que nos cuenta Zapatero no tienen la menor importancia y seguro que se acabarán en un plazo razonable.

Y ahí está el plan de choque del gobierno tan eficaz que los impagos de las familias han alcanzado en junio el 118% y hasta la Coca-Cola baja el 6%.

Pero en Doñana sólo se toma fino.

“Somos
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·