Miércoles 07/12/2016. Actualizado 12:04h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Tribuna libre

Zapatero es el responsable

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Este Presidente se ha embarcado en la espiral de locura de su política que no se puede llamar antiterrorista sino de negociación política con ETA

Al final, ETA volverá a estar en una buena parte de los Ayuntamientos del País Vasco y Navarra debido a que el Tribunal Supremo sólo ha podido anular las listas, 133, que habían sido impugnadas previamente por la Fiscalía y la Abogacía del Estado. Pero en 123 municipios de la Comunidad Autónoma Vasca y de la Comunidad Foral de Navarra, si habrá listas de Acción Nacionalista Vasca, la tapadera empleada por ETA-Batasuna para estos comicios, porque no fueron impugnadas.

El principal responsable de que ETA vuelva a las instituciones es el Presidente del Gobierno ya que no solamente no ha querido impedirlo, sino que ha intentado engañar descaradamente a los españoles, transmitiendo a la opinión pública la sensación de que su Gobierno estaba haciendo todo lo posible para evitar esa presencia.

Pero el auto dictado por el Tribunal Supremo para comunicar la anulación de las 133 listas de ANV impugnadas por la Fiscalía y por el Abogado del Estado supone un duro varapalo para el Gobierno y para su Presidente, al decir claramente que el ejecutivo debería de haber instado a la ilegalización de ANV y no de parte de sus listas.

 La Sala Especial del Supremo dice que el cauce elegido –se refiere a las impugnaciones- para que la Sala ejerza las competencias que la Ley de Partidos le asigna en relación con los partidos políticos no es el adecuado, “y no lo es porque no caber forzar la interpretación de la normativa vigente –Ley de Partidos y Ley Electoral- hasta poner en palabras del legislador lo que este no ha dicho, llevando la competencia de la Sala a un supuesto diferente de aquellos que el legislador ha previsto”.

Dicho en román paladino: si el Gobierno no ha impedido la presencia de esta tapadera de ETA-Batasuna en la urnas que es ANV es porque no ha querido no porque no tuviera instrumentos para ello. Esto es algo que ya sabíamos todos, pero que se diga en un auto del Tribunal Supremo es como para que alguien del Gobierno o de la Fiscalía General del Estado se pongan colorados.

El hecho, realmente grave, es que al final ETA va a volver a las Instituciones, en esta caso municipales, ya que en el caso del Parlamento Vasco ya consiguió esa vuelta, cuando en las elecciones autonómicas vascas de abril de 2005, Zapatero también permitió su presencia a través del Partido Comunista de las Tierras Vascas. Esta vuelta de ETA es sin duda una pésima noticia para los que siempre hemos creído que la mejor forma de luchar contra el terrorismo es la aplicación estricta de la ley, del Estado de Derecho.

Pero Zapatero necesitaba hacer esta nueva concesión a ETA si no quería que su mal llamado “proceso” se fuera literalmente a pique, aunque está por ver que con esta solución intermedia, con tintes salomónicos, el mundo de ETA-Batasuna se de por satisfecho. Tendría su aquel que al final, el Presidente hubiese conseguido en una misma jugada, pisotear el Estado de Derecho al no aplicar la Ley de partidos; ofender a todos los ciudadanos a los que toma por tontos intentando hacerles ver que 133 listas de ANV están “contaminadas” y otras 123 no lo están y no conseguir contentar a los destinatarios de esta nueva cesión.

Este Presidente se ha embarcado hace ya bastante tiempo en una espiral de locura en lo que hace referencia a su política que no se puede llamar antiterrorista sino de negociación política con ETA. Esa locura viene alimentada porque ni explica lo que hace, hace lo contrario de lo que dice y se ve obligado a tener continuos gestos con la banda terrorista para que esta no consuma su amenaza de volver a matar. Todo ello lo conduce en persona Zapatero, sin el apoyo del PP, con la oposición de la inmensa mayoría de las víctimas del terrorismo y con una opinión pública perpleja ante, por ejemplo, los paseos donostiarras del sanguinario terrorista De Juana Chaos.