Lunes 05/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Tribuna libre

La autobiografía no autorizada de Jacques Chirac le cuesta el puesto a su autor

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Acaba de estrenarse en Francia la película «Dans la peau de Jacques Chirac» («En la piel de Jacques Chirac»).Es presentada por su creador, el periodista de Canal+ Karl Zéro, como un “docu-divertido”, una “autobiografía no autorizada”.

Durante hora y media se suceden las imágenes de Jacques Chirac tomadas durante sus 40 años de vida política, y una voz en off, que imita perfectamente la del actual presidente de la República, va repasando los momentos elegidos.    En definitiva es la historia de un hombre que se pasa media vida aspirando a ser presidente de su país, en una época en la que para convencer a los votantes es imprescindible enamorar a las cámaras. A Chirac le costó treinta años conseguirlo, ahí están las imágenes para contarlo.   Hay momentos francamente divertidos en “Dans la peau de Jacques Chirac”, como cuando le muestra paseando por el campo con unas botas de goma llenas de barro, repitiendo a diestro y siniestro mientras multiplica los apretones de mano: “está lejos pero es bonito”. Y por lo bajo, la voz en off de “Chirac” que se dice: “mano apretada, voto ganado”.   La teoría que plantea el Chirac en off es que para ganar en política hay que hacer lo contrario de lo que se ha dicho, y la vida del actual inquilino del Palacio del Elíseo está trufada de ejemplos. Como cuando en un coloquio, el verdadero Chirac dice que comprende a los franceses que protestan porque los inmigrantes hacen mucho ruido y huelen, y años después condena firmemente todo desliz verbal de carácter racista.   Zéro se emplea a fondo en mostrar el carácter oportunista del presidente de la República enlazando su defensa apasionada de Europa en 2005, con los discursos alarmistas de 1976 ante la amenaza que podía suponer la posible entrada de España en el Mercado Común (quien lo diría con lo que ahora quiere a España, sobre todo desde que Aznar ha desaparecido de la Moncloa).   Para Karl Zéro, Chirac es, simplemente, un experto en la conquista del poder. Es lo único que sabe hacer. Es un caso de bulimia. Y han sido tantos años luchando por alcanzarlo que ahora que lo tiene, se aburre. Esta es la conclusión de la película, que además de hacer pasar un buen rato deja un regusto amargo al mostrar cómo la política de hoy puede ser una simple cuestión de imagen.   A Karl Zéro le han comunicado que deja de trabajar para Canal+, a pesar de que su programa “Le Vrai Journal”, es uno de los más vistos de esta cadena de televisión.