Sábado 19/08/2017. Actualizado 01:13h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Tribuna libre

Por la boca… ¿Qué estado de bienestar?

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El Gobierno del 'sí o sí' de Montoro –despótico él- merece algo más de oposición que lo de las líneas rojas y lo del estado del bienestar.

Algunas ‘miembras’ del Partido Socialista –Pérez Rubalcaba permanece en silencio salvo en los mítines a favor de querencia- la han tomado con el estado del bienestar y con las líneas rojas.

En primer lugar deberían aclararnos qué entienden por estado del bienestar. Reapareció Trinidad Jiménez y soltó que el Partido Popular quiere destruir el estado del bienestar que ‘hemos conseguido entre todos’. Menos mal, porque igual pudo decir ‘que nosotros hemos dejado’ y se hubiera quedado igual de satisfecha. O haber recitado aquello de ‘¿qué es el estado del bienestar?’ Y haberse autocontestado, mirándose a los ojos de pupila azul, ‘el estado del bienestar eres tu`.

A Soraya –la socialista- y a la también socialista Elena Valenciano, lo que les preocupa son las líneas rojas, esas que, según ellas, pasan por la sanidad y la educación.

Ni a una ni a otras les preocupan excesivamente el estado del bienestar ni las líneas rojas de cinco millones de parados, de cientos y cientos de empresas y negocios cerrados, de los miles de familias que no llegan a fin de mes o que tienen que `devolver` su piso a los bancos, ni mucho menos las líneas rojas de los presupuestos rebasados, de los déficits alarmantes o del desprestigio en Europa.

Están en su papel de oposición, pero no dejan de ser preocupantes las preocupaciones de quienes antes no se preocuparon. No por nada, sino simplemente porque al que más y al que menos se le ocurrirían más cosas y más preocupaciones, si estuviera ejerciendo la política desde la oposición a un Gobierno que ha tomado en sus manos una especie de patente de corso y ya no la suelta.

El Gobierno del ‘sí o sí’ de Montoro -despótico él-, merece algo más de oposición que lo de las líneas rojas y el estado del bienestar.

¿Es una patente de corso para un Gobierno, la mayoría absoluta?

¿Es una patente de corso para un Gobierno la descomunalmente nefasta herencia recibida de ’los del estado del bienestar’

¿Es una patente de corso para un Gobierno, las vueltas de tuerca constantes, y cada vez más apretadas, de una Europa que tampoco demuestra grandes entusiasmos por Rajoy?

Son preguntas que están en la calle y que a lo mejor, tal vez, posiblemente, se deberían hacer las opositoras y opositores del Partido Socialista.

“Somos
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·