Miércoles 23/08/2017. Actualizado 13:58h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Tribuna libre

Por la boca… El odio al otro

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Sánchez no cambia de discurso, sigue con los argumentos con los que ha cosechado lo mayores fracasos electorales del PSOE, con los que ha destrozado el Partido y con los que ha conseguido la desunión. ¿No hay nadie en el socialismo que le pare los pies?

Un artículo de...

Félix Gallardo
Félix Gallardo

Más artículos de Félix Gallardo »

Lo tiene dicho Alfonso Guerra: ‘El odio a la derecha no puede ser la única idea del Partido Socialista’. Y, precisamente, esa es la única idea que exhibe Pedro Sánchez, suponiendo que el antiguo secretario general tenga alguna.

En los dos mítines -en los que hasta ahora se ha traducido aquello de a partir del lunes, con mi coche, pueblo a pueblo, agrupación en agrupación, militante a militante (le ha faltado decir –cursi él- aquello de verso a verso)- su discurso ha sido el de siempre: no es no, odio a la derecha, frentepopulismo y Mariano Rajoy, Mariano Rajoy y Mariano Rajoy.

Pedro Sánchez está políticamente muerto. No va a ganar ninguna batalla a título póstumo, pero sigue en sus trece, sigue incordiando y lo sigue haciendo con los argumentos de siempre. Los argumentos que le han llevado a cosechar los fracasos electorales más rotundos del Partido Socialista; los argumentos que le hacen ser responsable de la fractura de su partido; los argumentos con los que ha llevado a la ruina al socialismo español y los argumentos con los que ha sido uno de los grandes culpables de que España haya estado sin Gobierno durante un año.

Batallas perdidas de un cadáver errante.

Pero lo que sí puede hacer Pedro Sánchez, es dividir más al PSOE, sembrar la duda, potenciar las disensiones y socavar las posibilidades de Susana Díaz, intentando buscar una tercera vía que parezca equidistante de unos y otros.

Siempre que muere un dictador circula el chiste: ha muerto, pero a ver quién es el guapo que se lo dice.

Extraña que en el Partido Socialista no haya un alma caritativa que le ponga a Pedro Sánchez frente a su propia realidad y libere al partido de un peso que, personalmente o por delegación, va a lastrar al socialismo español durante años.

El problema es que, gracias a Sánchez, el PSOE no tiene un líder. Susana Díaz no acaba de dar el paso al frente porque quiere darlo con todos los triunfos en la mano. Madina parece amortizado y el postulante Patxi López quiere pero no se sabe si va a poder.

Un panorama del que el único responsable es Pedro Sánchez que, no es que haga o no haga daño a la derecha, es que ha destrozado al Partido Socialista.

Etiquetas
,
“Somos
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·