Martes 06/12/2016. Actualizado 01:07h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Tribuna libre

La campaña nacionalista de Oleguer

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Leo en la prensa que la selección española de fútbol ha iniciado su jornada de convivencia como preparación para Alemania 2006. Me quería centrar en el error que a mi parecer ha cometido la Federación Española y su seleccionador nacional con la convocatoria de Oleguer. Este jugador, cuya calidad futbolística es opinable, ha conseguido que su campaña publicitaria (o mejor, propagandista) hay abierto un polémico debate en toda España sobre la conveniencia o no de que acudiera a la cita con la selección. Personalmente creo que es un gravísimo error de comunicación e imagen por parte del FC Barcelona haber permitido que un jugador sea protagonista de una campaña política en medio de la que está cayendo. Este jugador ha mezclado su imagen (o sea, la del Barça) con una determinada opción política. Sí, es libre de opinar, pero no debe olvidar que pertenece a la disciplina de un club. Un club, por cierto, que o bien no sabe gestionar la imagen pública de sus jugadores o, por el contrario son partidistas en el asunto (cosa aún más grave, si cabe). No hay que olvidar que la convocatoria de este futbolista coincide con el comienzo de una campaña a favor de las selecciones deportivas catalanas, donde participa el propio Oleguer, con el lema: "Una nación, una selección". Son muchos los que especularon en las horas previas con la posibilidad de que el defensa del FC Barcelona renunciara a acudir a la convocatoria, y más después de ver cómo el domingo, durante el partido jugado por su equipo, el Camp Nou exhibió pancartas con el mensaje: "Oleguer, no vayas". Sin embargo, finalmente el jugador apareció en el hotel arropado por Puyol, Iniesta y Valdés. Lógicamente, el chaval eludió hablar con los numerosísimos periodistas que solicitaron sus palabras. Qué podría decir… Pues más bien nada. En definitiva, un numerito patético e innecesario. Una bajada de pantalones. Una campaña de desprestigio para nuestra selección. Y con la venia de la RFEF. De chiste.