Jueves 08/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Tribuna libre

En pleno carnaval, “El Egipcio” se disfraza de cordero y la Justicia triunfa... en las portadas

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Ha comenzado sin sorpresas el juicio del 11-M y seguirá sin ser fácil que los españoles nos enteremos de lo que pasó en realidad. Se ha dicho hasta la saciedad y por desgracia es así: lo único cierto son los muertos.

Era de esperar. Se niegan a declarar, van a contestar poco y se dedican a jugar al “rabia, rabia, que yo no he sido”. Ha llegado el momento de la verdad para la Justicia, una Justicia que está de moda, que triunfa en todas las portadas y en todas las cabeceras. No parece que sea lo mejor, pero ya nos estamos acostumbrando a los “jueces-estrella” y ahora vamos camino de las resoluciones estrella. Y eso, a pesar de que el flamante Ministro de Justicia no da un euro por la legitimidad del Poder Judicial.

La toma de posesión del Ministro –siempre en portada la Justicia- fue sonada. Tan sonada que casi hay que llamar a algún alcalde canario para que la prohíba. Pero prohibir la toma de posesión de un Ministro -y más si va a tener que ejercer como Notario Mayor del Reino- sería demasiado.

En la toma de posesión hubo un sentido y nostálgico intercambio de músicas juveniles entre el ministro entrante y el saliente. Uno punteaba la guitarra y el otro tocaba el bajo. Tan bueno debía ser Mariano Fernández Bermejo tocando el bajo que dice –en el programa de Carlos Herrera- mi admirado Antonio García Barbeito que el Ministro, más que tocar el bajo, lo que está haciendo es tocarnos los “bajos”. Pues algo de eso hay.

Menos mal que la Vicepresidenta  Fernández de la Vega dulcificó la despedida de López Aguilar y nos emocionó a todos con aquello de “me da pena que te vayas”. Lo que pasa es que el azúcar de la Vicepresidenta no debió llegar al Partido Popular, que arremetió con armas y bagajes contra el Ministro. Son muchos los dirigentes de los populares que dicen en privado que lo que tiene que hacer Rajoy es ganar las elecciones a Zapatero y dejarse de atacar a ministros. A lo mejor por eso el Presidente del PP dice lo del “centrismo liberal”.

En cualquier caso, en la Justicia hay que tomar medidas como ha hecho el Presidente del Tribunal del 11-M Gómez Bermúdez, que –como los buenos árbitros- ha empezado a sacar tarjetas desde el primer minuto para que el juicio no se le vaya de las manos.

Y es que eso de tomar medidas se está poniendo de moda. Ahora nos las toman en el Ministerio de Sanidad, cuando toda la vida nos las había tomado un señor en el cortinglés, que dice el maestro Antonio Burgos. Pero bien venidas sean porque ya se sabe que lo importante es la salud.

Lo importante es la salud y la democracia. Por ejemplo, en esa línea democrática va López Garrido y dice que “adelantar las elecciones sería ceder al chantaje del Partido Popular” y Winston Churchill sin enterarse. Claro que en esa misma línea democrática y de supuestos chantajes, Blanco (don José, no vayamos a tener un disgusto) envuelve el puño de hierro con el que arma la querella en visón de pata negra. Y es que la derecha es muy suya, y “si ustedes los sociatas, se ponen el chándal para hacer la fondue los domingos en la parcelita del adosado, pues nosotros nos ponemos el visón para insultar a Blanco (don José, no vayamos a tener un disgusto).

Si seguimos así, eso de las dos Españas se nos va a quedar en nada, y van a ser simplemente la España del chándal frente a la España del abrigo de visón, y a la memoria histórica le va a entrar un Alzheimer de padre y muy señor mío, y a ver qué hacemos con los abuelos de nuestros políticos. Pues dentro de lo malo...

Claro que va la novia de De Juana Chaos y, si en un descuido, cuando vas a la revisión al “Doce de Octubre” con tu cartilla del Seguro en la boca, te rocía -o el visón o el chándal- de gas mostaza, ya tenemos armado otro follón y otra querella. En cualquier caso, la Justicia siempre en portada.

Y la guinda la pone Yañez –esta vez lejos de Palos de la Frontera- allá por Bruselas y, después de haber redescubierto América con aquellas carabelas que se le iban a pique, ahora vuelve a traer a la actualidad,  vamos, que descubre de nuevo eso de los polis-milis en las bandas terroristas. Todo un hallazgo .