Domingo 04/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Tribuna libre

El “cornflake” de los 1.350 dólares

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Por fin he tenido acceso a un vídeo del famoso “cornflake”. Mi asombro, indescriptible. ¡Qué proeza! ¡Qué prodigio! ¡Qué gesta!

Mil trescientos cincuenta dólares. Así como se lo cuento. Mil trescientos cincuenta dólares ha pagado un tipo para hacerse con un copo de maíz tostado. Unos 865 euros. La noticia la descubrí en una breve reseña publicada el pasado lunes 31 de marzo en la renovada Gaceta de los Negocios. “Un texano paga 1.350 dólares por un ‘cornflake’ con la forma de Illinois”. Ahí está el matiz fundamental. O sea, el truco. Que el “cornflake” tiene la forma de Illinois. Me lancé como loco a Youtube. Y a Google. Tengo que conocer a ese tipo inmediatamente.

He estado navegando páginas y páginas en las últimas horas. Dicen que el autor de la hazaña es un estadounidense presuntamente llamado Jon Wolf. Un tigre de las subastas. En mis primeras pesquisas para localizar a mi nuevo héroe he descubierto que se llama en realidad Monty Kerr. Monty Kerr pretende montar un museo itinerante con ésta y otras joyas adquiridas en eBay. Va a ser la pera limonera. ¿Se imaginan a un tipo montado en un trailer, por todo el mundo, cobrando veinte dólares por acceder a un museo móvil en el que se muestra un maravilloso “cornflake” con la forma de Illinois, una original patata color desierto de Arizona, y una pepita de melón con la sonrisa de Silvester Stallone?

He iniciado las gestiones para contactar con Monty Kerr. Estoy a la espera de que me responda a un correo electrónico en el que le he presentado mi amable intención de entrevistarlo en absoluta exclusiva. Le he pedido también imágenes inéditas del “cornflake” para ilustrar la noticia. Por el camino, dos americanos –en estado de desconfianza permanente- me han asegurado que Kellogg’s podría estar detrás de todo esto. A Kellogg’s ya me da un poco de vergüenza llamar. Además, si llamo, ¿qué les pregunto? “Oigan, ¿saben algo del copo con forma de Illinois?”… El “marketing viral”, o como se llame eso que ahora emociona a los publicistas va a acabar con nosotros. Es verdad. Pero creo sinceramente que esto no es “marketing viral”, sino un destello de la inigualable pituitaria de Monty Kerr para los negocios.

“Es el cornflake con la forma de Illionois más perfecto que he visto en mi vida”, dijo a la prensa el propio Monty Kerr, entre lágrimas de emoción, tras ganar la subasta. Lo increíble es que al protagonista de la historia no le ha importado lo más mínimo reconocer que lleva tiempo viendo “cornflakes” con forma de Illinois. Eso sí, éste es diferente. Otro nivel. Con su apasionamiento me ha puesto los dientes largos y mi siguiente empeño ha sido encontrar una imagen del diminuto cereal. Tengo que verlo como sea.

Por fin he tenido acceso a un vídeo del famoso “cornflake”. Mi asombro, indescriptible. ¡Qué proeza!, ¡qué prodigio!, ¡qué gesta de la industria alimenticia! Se me ha acelerado el pulso al contemplar semejante maravilla culinaria. Doy toda la razón a Monty Kerr: es el “cornflakes” más parecido a Illionois que he visto en mi vida. Incluso es el “cornflake” más parecido a Jamaica que he visto en mi vida. Es más, es el “cornflake” más parecido a Mississippi, a Florida, a Nevada y a Missouri que he visto en mi vida. Hasta es el “cornflake” más parecido a Estados Unidos, a Pekín, a Gran Bretaña, a París, a Groenlandia, a Cangas de Morrazo, a Yucatán, a la gallina de Pastas Gallo, al estadio Santiago Bernabéu, a una oreja del lehendakari Ibarretxe y a una de las nubes de “La Rendición de Breda” de Velázquez, que he visto en mi vida. Los “smacks” pegados formando muralla china ya no tienen nada que hacer al lado de este increíble copito de maíz tostado.

No salgo de mi asombro con el “cornflake” de los mil trescientos cincuenta dólares. Redoblo mi empeño por lograr entrevistar a Monty Kerr. Se admite cualquier ayuda, pista o consejo. Y, por favor, señor Monty Kerr: si me escucha, si me lee, si me percibe, si puede oírme, póngase en contacto conmigo cuanto antes para concertar nuestra cita. Y si trae consigo el “cornflake” le garantizo que haremos negocios. Se lo cambio por un increíble “chocapic” con la cara de Soraya Sáez de Santamaría. Es el último grito. Créame.

·Publicidad·
·Publicidad·