Martes 06/12/2016. Actualizado 01:07h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Tribuna libre

Los cristianos del PSOE, encabezados por Blanco -¿de qué se va a borrar?-, se echan al monte para atacar a la Iglesia

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Aunque al PSOE le crecen los enanos de la ‘kale-borroka’, de las relaciones con Marruecos, del plan de alquileres, del AVE, de los parados y del circo de la economía, lo que de verdad le han crecido son cristianos.

No deja de ser una sorpresa que, tras los actos de las familias en la Plaza de Colón, aparezcan montones de cristianos en el Partido Socialista. No es que hayan salido del armario, es que han salido de las catacumbas. Declararse cristianos ‘de toda la vida’ y comenzar a decir a la Iglesia y a los obispos lo que tienen que hacer, ha sido todo una.

José Blanco aconseja a la jerarquía que se presenten a las elecciones y que relean la Biblia. Chaves aboga porque se enteren de una vez que hay que volver a la ‘familia de hace 50 años’. Rubalcaba les impele a que acaten, a pies juntillas, lo que diga el Parlamento. Diego López Garrido les ordena que no se metan en política y Gaspar Llamazares –siempre Llamazares de apéndice de los socialistas- dice eso tan ingenioso de ‘cría obispos y te sacarán los ojos’. Y además pide a la vicepresidenta que se pronuncie públicamente y hasta habla de romper los acuerdos. Un día de estos, el político comunista, reedita la ‘Traca’ o el ‘Zurriago’, en aras del progreso.

También hay socialistas que en los pasillos de Feraz se extrañan del silencio de la vicepresidenta De la Vega y hasta critican de que no diga nada quien es la gran negociadora de los socialistas con la Iglesia. Precisamente por eso tiene, doña María Teresa, que andar con pies de plomo y es que alguien tiene que quedarse de ‘imaginaria’ en el Gobierno y esperar tiempos mejores. Es evidente que al presidente Rodríguez Zapatero no le conviene estar demasiado a mal con la Iglesia y, Fernández de la Vega en Madrid y Francisco Vázquez en Roma, son quienes van a mantener el fuego sagrado de aquí a las elecciones.

Pero los nervios pueden traicionar incluso a un embajador y Vázquez se suelta el pelo contra los obispos y dice que lo de Madrid fue un mitin.

Acusa el Partido Socialista a la Iglesia de hacer política a favor del Partido Popular. Raro.

Algunos sospechan que esta ofensiva del PSOE contra la Iglesia Católica es sólo una cortina de humo para ocultar asuntos que no van bien, como el terrorismo, el paro, la inflación o las relaciones exteriores. Una cortina de humo que no deje ver demasiado la estatura de los enanos que les están creciendo a Solbes –sobre todo a Solbes-, a Caldera, a Blanco, a Magdalena Álvarez o a Carmen Chacón. Normal.

Porque resulta raro que la Iglesia quiera empañar el enorme éxito de la concentración a favor de la familia, ‘tirando las patas por alto’ y poniéndose en contra al Gobierno, ahora que, gracias a De la Vega y a Vázquez, las aguas parecían remansadas.

Y, sin embargo, parece más normal que el Partido Socialista quiera extender una especie de neblina –es posible que de aquí a marzo haya poca visibilidad en muchos asuntos- para que los ciudadanos se distraigan y no miren a sus hipotecas, a los precios del butano, del aceite de girasol, de la leche, o del transporte, y no le den demasiada importancia electoral a la inflación, al paro o a la pérdida galopante del poder adquisitivo. Por ejemplo.

Y ajeno al mundo y a sus pompas, Ibarretxe sigue en sus trece –en su veinticinco de octubre- para hacer su consulta a los vascos y vascas, pasando por encima de todo lo que haya que pasar. Pero al Gobierno sólo le preocupa lo que ocurra de aquí a marzo.

Y de aquí a marzo, las encuestas dan empate técnico. Pero Rajoy sigue sin perder los nervios y cada vez se muestra más como futuro gobernante. Debe estar preparando los debates que se avecinan, porque no es de temer que, también esta vez, opte por una campaña de perfil bajo. Se supone que el gallego pondrá toda la carne en el asador de la oposición si es que quiere llegar a La Moncloa. La fecha es el 14 de enero.

Y mientras, José Blanco a lo suyo, o sea pedir a los demás, léase los obispos, que rectifiquen, aunque ahora que le ha dado por el cristianismo igual llega a Palas de Rei, en pleno éxtasis místico, levitando, leyendo la Biblia y sin necesidad del AVE

Vuelve S.M El Rey –en plena celebración de sus setenta años- a apuntarse otro tanto clamoroso con su visita a nuestros soldados en el extranjero. Felicidades, Señor.