Martes 06/12/2016. Actualizado 01:07h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Tribuna libre

Las declaraciones impertinentes se globalizan y las meteduras de pata de nuestros políticos cruzan las fronteras

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Lleva razón Rodríguez Zapatero. La gente se va de la lengua y se entera todo el mundo de lo que se compra en las rebajas de Harrods y de lo que ha tardado el avión oficial de aquí al Reino Unido.

Todo se globaliza y Blanco -que no quiere quedarse atrás- internacionaliza sus impertinencias. Esta vez le ha tocado a la guerra que se está viviendo en Oriente Medio y el político gallego ha montado un “pollo” con Israel. Este hombre que no para.   Después las disculpas ¿o no?; los desmentidos ¿o no? Y al final, no nos enteramos muy bien de lo que ha pasado y si el embajador se enfadó de verdad y si Moratinos se las tuvo tiesas con Blanco.   Esto de no enterarnos debe de ser por aquello del silencio y de la discreción que impone –quiere imponer- el Presidente del Gobierno.   Y lleva razón Rodríguez Zapatero. La gente se va de la lengua y se entera todo el mundo de lo que se compra en las rebajas de Harrods y de lo que ha tardado el avión oficial de aquí al Reino Unido. Un sofoco. Otro conflicto internacional porque se pasa el Canal de la Mancha y ya se sabe.   Lo que se queda en casa es esa clasificación de etarras y de cartas de extorsión que nos ha querido vender el Ministro de Justicia que, como es canario, habrá querido hacer una broma y nos enseña cartas con una amenaza menos. Pero los empresarios no están por la labor y se sienten coaccionados por esas cartas “rebajadas” que parece que las han enviado unos grandes almacenes.   Y es que, además de las cartas, la ETA sigue en sus trece. Y Otegi habla de sus derechos y no va a ceder ni un ápice. Mientras, el “sistema Txapote” tiene seguidores y continúa el circo en la Audiencia Nacional.   Esto pasa porque los etarras no dieron esa asignatura que ahora van a imponer a nuestros hijos: “Educación para la ciudadanía” y seguro que ahí se dirá que eso de que las patadas en los cristales de los tribunales no está bien visto y hasta es de mal gusto. Pero ya verán ustedes como siempre saldrá el Ministro hablando de “una patada menos en Canarias”.   El que –como siempre- ha tenido una visión clara y diáfana del conflicto diplomático con Israel, ha sido Llamazares que abogaba porque fuera el Embajador israelí quien pidiera disculpas a los españoles “por haberse inmiscuido en nuestra política interna”.   La verdades que uno no sabe muy bien a qué se refiere el político comunista, porque aquí lo único interno serán, en todo caso, las relaciones de Israel con el Líbano.   Pero para política interna, Zapatero que ahora vuelve a estar de morros con Artur Mas y vuelve a jugar la baza de Montilla. Eso es, al menos, lo que se desprende de sus abrazos en Cataluña con Maragall y con el candidato socialista la Generalitat.   En Ferraz se desconcierta y hay quien dice que no se sabe muy bien qué es lo que quiere hacer el Presidente en Cataluña. Por lo menos si estuviéramos seguros de que él sí lo sabe sería un alivio para todos.   Ruíz Gallardón se va de boda. De boda gay de dos militantes -“compañeros” los llama el alcalde de Madrid- de su partido. Dice el edil que eso no tiene nada que ver con la posición, al respecto, del Partido Popular. Afirma que la ley hay que cumplirla. ¿Ha oído hablar Ruíz Gallardón de la ley injusta?   Se globaliza hasta el dopaje en el Tour e incluso los padres de Landis, casi reniegan de su hijo. De momento su equipo repudia al ganador del Tour y, a la espera del contra análisis, Pereiro se puede pone de amarillo, aunque sea algo desteñido.