Sábado 19/08/2017. Actualizado 01:13h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Tribuna libre

La mujer tiene derecho a llevar pantalones, y el hombre reclama el derecho a llevar falda

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Quizás no todos los hombres, quizás sólo sean algunos, pero también es cierto que hay millones que no reclaman el uso de la falda porque ya la lucen.

« Hommes en jupe » (Hombres en falda) es el nombre de una asociación que milita desde hace dos años por la vuelta del uso de la falda entre los hombres en Francia y en general en Occidente. Su presidente, Dominique Moreau, no entiende cómo hay millones de hombres en el mundo que se visten con falda, mientras que aquí está mal visto.

Insiste en que no son “animales de circo, ni exhibicionistas, ni un movimiento folklórico”, simplemente quieren luchar contra los prejuicios y los clichés “que asimilan los hombres con falda a travestís, perversos o desequilibrados”.

Moreau está casado, es padre de dos hijos y trabaja como funcionario. Hace seis años decidió que quería acabar con la dictadura del pantalón y desde entonces usa falda desafiando las miradas de reojo de los transeúntes y los comentarios o chirigotas, sin que esto le impida coger el autobús, visitar a sus amigos o ir de compras acompañado por su mujer.

En realidad, lo  más difícil en esta batalla por la falda no es la mirada de terceros, sino lograr que sea aceptado por los más cercanos. Según Moreau algunos de los militantes de su asociación han acabado divorciándose porque sus mujeres no soportaban verlos con faldas.

“Hommes en jupe” tiene por objeto promover la falda en masculino. Se dedican a crear lazos de amistad y solidaridad entre los hombres que llevan faldas, sus esposas y las personas que están de acuerdo con este tipo de vestimenta. También apoyan a los miembros de la asociación que encuentran dificultades ligadas con el uso de la falda, y fomentan la vuelta de la falda en el armario masculino y en la sección hombre de las tiendan. Pretenden banalizar el uso de la falda entre los hombres, y reducir los prejuicios y la intolerancia que despierta, todo ello con un fin último: la comodidad, porque las faldas están mejor adaptadas a la fisonomía masculina que los pantalones.

“Somos
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·