Viernes 09/12/2016. Actualizado 13:25h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Tribuna libre

El error Zapatero

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

En los dos últimos siglos ha habido en la política española errores históricos que han sentado carta de naturaleza periodística: "El error Berenguer", en los prolegómenos de la II República o el famoso "Qué error, que inmenso error" cuando la designación regia de Adolfo Suárez. Pues bien, el día 1 de febrero de 2005 hemos asistido al "error Zapatero", un error que va a pasar a la historia y cuyos alcances -aunque pueden vislumbrarse- aún se nos escapan en toda su magnitud. Es el error del cincuenta y uno por ciento. Dijo Rodríguez Zapatero que los fracasos de nuestro camino constitucional vienen dados por que fueron constituciones impuestas con el cincuenta y uno por ciento. Dice que ese es el error de Ibarretxe y le aconseja que vuelva al País Vasco, consiga una mayoría más amplia y vuelva para hablar. Craso error. La mentira, la falacia, la ilegalidad, la falta de respeto a lo pactado, la extorsión a los ciudadanos, el chantaje político, el "trágala", el "o esto o nada", los asesinatos, la falta de libertades y el cúmulo de barbaridades que jalonan la historia vasca de los últimos decenios, ni se convalidan, ni adquieren su bondad política por una mayoría más o menos amplia. Por esa regla de tres el señor Zapatero va a tener que tragarse sus palabras en breve porque, aunque lo piense, lo espere, y esté haciendo todo lo posible desde hace meses para lograrlo, no va a ganar las elecciones vascas y es muy dudoso que mejore sus posiciones en el Parlamento de Vitoria. La vía emprendida es mala y lleva al abismo del sinsentido democrático. No es el argumento para decir que no al plan Ibarretxe porque ese argumento se puede volver en contra no solo en Euskadi sino, con toda seguridad, en Cataluña. Muchos errores se cometieron en la Carrera de San Jerónimo el pasado día 1 de febrero, pero el del cincuenta y uno por ciento es el más grave de todos y el que ata las manos, de por vida política, al Presidente del Gobierno de España.