Lunes 05/12/2016. Actualizado 16:38h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Tribuna libre

Por la familia cristiana

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Nadie pone en duda que la familia considerada como la unión de un hombre con una mujer y en cuyo seno nacen y crecen los hijos es una institución clave de la sociedad

No ha podido estar más acertado el Cardenal Arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco Varela, con la convocatoria de un acto cívico-religioso que bajo el lema “Por la familia cristina” tendrá lugar el próximo domingo día 30 en la madrileña Plaza de Colón.

Una muestra de ese acierto es que, inmediatamente, se han sumado a dicha convocatoria el resto de Cardenales españoles –el de Barcelona, Valencia y Toledo-,una buena parte de los Obispos, incluido el Presidente de la Conferencia Episcopal y Obispo de Bilbao, Ricardo Blázquez, y todo tipo de asociaciones, movimientos y realidades eclesiales que, lógicamente, apoyan a la familia. Y en el ambiente se respira muchas ganas de acudir a un acto en el que está previsto un mensaje en directo desde Roma del Papa Benedicto XVI.

Nadie pone en duda que la familia considerada como la unión de un hombre con una mujer y en cuyo seno nacen y crecen los hijos es una institución clave de la sociedad. Quien quiera cambiar radicalmente esta sabe que debe de empezar por minar la institución familiar, algo que en el caso de España ya ha empezado a suceder con algunas de las iniciativas legislativas más radicales que ha llevado a cabo, en la legislatura que está a punto de terminar, el actual gobierno del PSOE.

Porque legislar sobre el matrimonio homosexual, equiparando la unión de dos personas del mismo sexo al matrimonio formado por un hombre y una mujer es, en el fondo y en la forma, un ataque a la familia; lo mismo que lo es la posibilidad de adopción por parte de esas uniones entre homosexuales de hijos o no conceder las ayudas económicas necesarias a las familias que por el número de sus integrantes tengan objetivamente más dificultades para salir adelante.

Pretender suplantar a través de una asignatura como Educación para la Ciudadanía, el papel fundamental e irrenunciable que los padres tienen en la educación de sus hijos es también otro modo de atacar a la familia. Abrir la puerta –como ya ha dejado entrever en varias ocasiones el actual Ministro de Sanidad- a la eutanasia, es otro modo de minar los valores familiares, donde una persona mayor y enferma debe de encontrar ayuda y cariño hasta el mismo momento de su muerte.

Y aunque el acto del día 30 en Madrid no sea contra nadie, sino a favor de la familia, que duda cabe que en la mente y en la retina de muchos españoles, de muchas familias que se decidan a acudir o que aunque queriendo hacerlo no puedan por distintos motivos, estará muy presente este contexto de ataque sistemático y muy de fondo a la institución familiar que ha llevado a cabo el actual ejecutivo.

Por eso es muy importante manifestarse sin complejos en apoyo de la familia cristiana. Y de ahí el acierto y la oportunidad de la iniciativa del Cardenal Arzobispo de Madrid. A escasos tres meses de las elecciones generales es bueno que los ciudadanos recuerden todo lo que ha sucedido en estos últimos años en ámbitos claves para la salud y el desarrollo de una sociedad y que duda cabe que todo lo referido a la familia es uno de ellos.