Martes 06/12/2016. Actualizado 01:07h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Tribuna libre

Las felicitaciones de Navidad recobran importancia en Francia

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Enviar una felicitación tradicional de Navidad supone la puesta en marcha de todo un ritual.Una serie de pequeños actos que perciben bien las personas que las reciben. En el país vecino han vuelto a estar de moda.

En Francia, las tarjetas para felicitar la Navidad recuperan el espacio perdido desde la aparición de las nuevas tecnologías y sus fórmulas prácticas y baratas.

Tanto los mensajes SMS como las e-christmas hicieron estragos en su momento pero, según un reciente sondeo de Opinion Way, la tarjeta escrita a mano sigue siendo la fórmula preferida del 82% de los franceses para felicitar las Navidades y el Año Nuevo. Esto no quiere decir que abandonen la tecnología: un 56% también se sirve del teléfono para felicitar por estas fiestas, 47% ha enviado e-mails navideños y 46% lo ha hecho a través de un SMS.

Tras dos años difíciles, parece que el cielo se despeja. Según señala Jean-Claude Protet, miembro de la Unión Profesional de la Tarjeta Postal, en Le Parisien, no puede decirse que las e-tarjetas y los mensajes por teléfono no hayan afectado su comercio, especialmente el de las tarjetas más pequeñas y baratas que se envían sobre todo por obligación. Sin embargo, las nuevas tecnologías no parecen haber tenido ninguna incidencia sobre las grandes y bellas tarjetas tradicionales, que incluso se venden mejor que antes.

Y es que enviar una felicitación tradicional de Navidad supone la puesta en marcha de todo un ritual: comprarlas, coger la pluma y pensar en qué se escribe, meterlas en su sobre y echarlas al buzón de correos. Una serie de pequeños actos que perciben bien la personas que las reciben y que, en muchos casos se guardan como pequeños tesoros que muestran que uno no está solo.