Viernes 02/12/2016. Actualizado 17:20h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Tribuna libre

El freak show ideológico del Sindicato de Elefantes

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Ofrecía ayer ECD un esclarecedor perfil de esa asociación que se nomina, de modo falazmente neutro y denotativo, Sindicato de Estudiantes. Por descuido, por estrategia abarcadora —pensarán que así representan al sector completo— o por una más que comprensible punzada vergonzante, no se han adjetivado como les corresponde en buena lógica: Sindicato de Estudiantes Comunistas. Eso, previo derroche de benevolencia. Porque, conociendo el percal, deberíamos referirnos a ellos más bien como Sindicato de Comunistas Matriculados en Algo y Disconformes con Todo Aquello que Implique un Mínimo de Sentido Común. En el primer párrafo de la información suministrada por este confidencial encontramos un ejemplo significativo de lo pasados de rosca que andan estos soi-disant estudiantes: quieren montarle una huelga general a Zapatero porque creen que la LOE favorece «a los empresarios, la derecha y la Iglesia». Uno pensaría que esos argumentos, dentro de su intrínseca memez, eran más esgrimibles contra la LOCE y la LOU —que para ellos debieron de significar la implantación directa del fascismo educativo mediante ley orgánica—, pero se conoce que, como van a piñón fijo, un mero cambio de siglas no va a chafarles el discurso. Pues sólo faltaría. Ese discurso suyo puede encontrarse, según reseña también la información de estas páginas, en la revista El Militante. Una visita a sus contenidos requiere parecida disposición de ánimo a la necesaria para ver, por ejemplo, El hombre elefante, de David Lynch. En ambos casos hallamos una ambientación tenebrista y una muestra de pavorosas deformidades, físicas en el personaje del filme, doctrinales en el caso del panfleto. Porque a estas alturas sabemos de sobra que el comunismo fue una patología, la neurofibromatosis del siglo XX, y algunos se empeñan en exhibir sus secuelas como si todavía existieran los freak shows. Les espigo unas cuantas lindezas del más puntero marxismo por si quieren ahorrarse el espectáculo que ofrece su página web: «Emocionante acto de solidaridad con la revolución cubana y venezolana en Guadalajara», «Luchemos por una Europa Socialista», «La represión aumenta en Euskal Herria», «Elecciones en Alemania. Un reflejo del aumento de la polarización de clase», «Frente al chantaje patronal, movilización», «Miles de trabajadores mueren en los estados sureños de Norteamérica. ¡Una masacre perpetrada por el capitalismo y sus defensores!». Y por ahí seguido. Les sugiero un cambio de nombre, para el cual ni siquiera precisan variar las letras de su acrónimo: Sindicato de Elefantes (SE). Les va de cine.