Lunes 05/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Tribuna libre

A ensalada de pactos, ganancia de pactadores. Gara se va de la lengua y Zapatero se queda con las “vergüenzas” al aire

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Lo que hay que hacer es reformar la “ley de pactos”, que es la que de verdad importa, y no la Ley Electoral que no sirve para nada a la vista de los “segundos tiempos” que se juegan tras las elecciones.

Sería bueno que tras las informaciones de los pactos postelectorales se ofrecieran a la ciudadanía –antes de asistir a las clases de la Ministra de Educación- una retrospectiva de la llamada noche electoral, esa en la que todos ganan y en la que todos sonríen, porque de esos momentos a lo que realmente sale en los gobiernos autonómicos y municipales va un abismo. No se debería hacer campaña electoral sino campaña “pactal” y que el día de reflexión fuera el día antes de que los políticos firmaran los pactos.

Los espectáculos de Navarra, Baleares y Canarias -por no hablar de todos los pueblos de la geografía nacional en los que los ayuntamientos se “juegan” muy lejos de las urnas- deberían producir sonrojo a nuestros políticos. Pero ni por esas. Ellos siguen tan ternes pactando y pactando sin medida y, sobre todo, sin atender lo más mínimo a la voluntad popular expresada democráticamente en las urnas. O así.

Mientras Blanco –siempre Blanco, como con el pescado- se lía a pactar a diestro y siniestro, más bien a siniestro, Rodríguez Zapatero se va de excursión a Europa (la Franze vote uí) y sigue erre que erre con lo de la Constitución Europea. El problema es que tiene que dedicar un tiempo a explicar a sus colegas qué es eso de la Constitución Europea y por qué la Franze que votó uí no hace ni puñetero caso a dicha Constitución y por qué, aunque la Españe también voté uí, sí tenemos que interesarnos por el tema.

Igual se dedica a la Constitución Europea para no tener que dedicarse a leer el Gara que siempre es un engorro, sobre todo cuando Ayamonte se le atraviesa a uno por el camino de ida y vuelta a Portugal.. Gara se va de la lengua y parece que lo hace por aquello que decía el gallego –no pensar en Blanco-: para joder.  

Y llegan las tomas de posesión y los discursos y las emociones. Para emociones las de Esperanza Aguirre y su foto abrazada y besando a Gallardón con Rajoy al fondo de oficiante del enlace. Que aquello parecía una boda de las de Zerolo aunque en hetero...

Dice mi admirado Carlos Herrera que Ibarretxe es como un alienígena. Quizás lleve razón, pero como mínimo es rarito. Verle subir las escaleras de La Moncloa no sabiendo si sonreír o poner cara de enfado ya debe ser un trago para Rodríguez Zapatero, pero escucharle en la posterior rueda de prensa diciendo incongruencias en un lenguaje –de acuerdo Carlos- de otro planeta produce repelucos.

A Ibarretxe sí que deberían seguirle y escucharle, y no a Pizarro que no es “rarito” ni seudomarciano.

Claro que para cosas “raritas” ver un pleno en el Congreso de los Diputados los miércoles. En el de esta semana la protagonista fue la luz. Era de ver a Rajoy y a Rodríguez Zapatero tirarse los kilowatios a la cara, que en una de estas se van a electrocutar todos y tenemos una desgracia. Pues en el mismo pleno la que parecía electrocutada era la Vicepresidenta de la Vega, que pone cara de dura para contestar a Zapalana y a Acebes y cuando les dice “eso del Yak 42” se sienta satisfecha en el escaño y sonríe –es un decir- por el colmillo, y mira a los suyos como diciendo “ahí queda eso” o también aquello tan emotivo de, lo único que queda del franquismo es la ETA.

 Pero lo que importan son los ciudadanos –antes o después de la clase de la Ministra de Educación-. Y los ciudadanos, enterarse, lo que se dice enterarse de lo de la luz, que si sube o baja y que si el IPC, pues ni idea. Que a lo mejor se trataba de eso, que hay españoles muy curiosones.

Por eso a lo mejor los senadores del Partido Popular se tomaron vacaciones, y algo debió pasar con los presupuestos porque en Génova había “cabreos” y se gritaban unos a otros aprovechando que Rajoy estaba distraído comparando los titulares de Gara con los que se publicaron tras su entrevista en La Moncloa para hablar de terrorismo con el Presidente del Gobierno, y mirándose al espejo para ver qué cara se le ha quedado.

Y Durán i Lleida que monta el “pollo” en Unió y en Convergencia, y Pujol que reaparece y Artur Más que cada día se le queda una cara más parecida a la de su correligionario el presidente del F.C Barcelona Joan Laporta. Lo que le ocurre a Durán es lo mismo que a las mocitas casaderas que se “les pasa el arroz” y a este buen hombre se le está –no ya socarrando- haciendo caldo la paella para ser ministro en Madrid. Y eso duele.

Pero ha sido una semana interesante. Y para distraernos, todos al cine a ver lo que diga la Ministra de Cultura, que es la que sabe de estas cosas, que para eso forma parte de la cuota, no de pantalla, sino de féminas en cargos públicos.

Y además, al cine con tranquilidad y desenfado porque la Audiencia Nacional ha ordenado la disolución de los latin king y ya se sabe que estos chicos, por naturaleza, son obedientes con la autoridad. Judicial por supuesto.