Viernes 09/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Tribuna libre

Una gira histórica: Nacha Pop 80/07

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Vuelve Nacha Pop. A estas alturas no es ningún secreto, pero temo que no toda España es consciente del alcance de la noticia.

Vuelve Nacha Pop. A estas alturas no es ningún secreto, pero temo que no toda España sea consciente de la magnitud de la noticia. Un país que está musicalmente en crisis –aunque la crisis no sea de creación artística- no puede permitirse el lujo de asentir con indiferencia ante la vuelta del grupo emblema del pop español de los 80, con permiso de Los Secretos. Mirar con apatía hacia este regreso a los escenarios es olvidarse por completo de nuestro pasado y cerrar tontamente los ojos ante lo que fuimos hace algunos años. Es, en definitiva, algo muy acorde con el apestoso gusto nacional, pero ni siquiera eso justificaría recibir a Nacha Pop con frialdad y distancia.

Separados desde 1988, vuelven ahora a lo grande para hacer una gira de verano por amplios recintos. Zaragoza, Oviedo, Granada, Córdoba, Valencia, Vigo, La Coruña, Madrid, Barcelona… muchas serán las ciudades que acogerán su visita, con los primos Antonio Vega y Nacho García Vega dispuestos a hacer un espectáculo intenso e inolvidable cargado de canciones que forman parte de lo mejor de nuestra música: “Una décima de segundo”, “Grité una noche”, “Vístete” o “Chica de ayer”.

Antonio Vega y Nacho G. Vega representan dos formas diferentes de hacer canciones, dos personalidades enfrentadas. De ahí que muchos consideren un milagro la corta pero intensa biografía de Nacha Pop. La compleja personalidad de este grupo –que para muchos es la clave de su éxito- queda bien definida por diversos personajes en el libro biográfico “Nacha Pop: Magia y precisión” (Ed. Milenio, 2002). Por ejemplo, así lo ve Teo Cardalda: “La persona que aparentemente llevaba la organización y el peso era Nacho, Antonio era un tío muchísimo más lánguido, más introvertido. Eran como dos papeles que estaban absolutamente compenetrados”. Por su parte, Servando Carballar, de Aviador Dro, lo explica con una comparación que, aunque puede sonar estridente, se ha empleado en múltiples ocasiones al hablar de la doble personalidad de Nacha Pop: “Yo lo veo un poco como que Nacho era Paul McCartney y Antonio, John Lennon”. Esta contradicción interna los diferenció y -sumado a su particular despedida- fue la clave mágica que los hizo crecer y conservarse como grupo de culto a través de los años. Nunca fueron unos grandes “superventas”, sin embargo, durante estos casi veinte años que ha durado su total separación nunca han dejado de venderse y reeditarse los antiguos discos de Nacha Pop.

El grupo se separó porque quiso, para recorrer caminos diferentes. Así lo explica Nacho: “Fuimos una roca hasta el final y sólo cuando todos pensamos que no iba a poder seguir siendo así, nos deshicimos como grupo”. Y así lo recuerda Antonio: “Nacho llegó a ser mucho Nacho, Antonio demasiado Antonio y ya en los conciertos Nacho tenía delante a su público y yo al mío (…) si aquello hubiese seguido, se habría llegado a producir una rivalidad entre ambos, que nunca existió”.

El regreso se veía venir en los últimos tiempos. Nacho G. Vega trasladaba esperanza a los fans en una entrevista concedida el pasado año a Popes80.com: “para el regreso de Nacha Pop, aún no está la puerta cerrada (…) pero juntarnos para no aportar nada nuevo no nos ha interesado nunca”. Quizá por eso para esta gira han anunciado ya que habrá algunas canciones nuevas de Nacha Pop.

Han dicho que fueron de los primeros grupos en irse y que ahora son de los últimos en volver. Dicen que, a los Nacha, hacer lo mismo que todo el mundo nunca les ha resultado atractivo. Representan lo que tanta falta hace ahora en el panorama musical español: músicos con ganas de tocar, de hacer canciones, de divertirse y divertir, sin obsesión alguna por el triunfo, y con pocas ganas de pasar demasiado tiempo negociando en despachos enmoquetados.

Mi recomendación es que todos aquellos –con independencia de su edad- que tengan oportunidad de ver alguno de los conciertos que Nacha Pop ofrecerá este verano acudan sin dudarlo. Si me dicen que han de seleccionar un único concierto al que asistir en todo el 2007, sí, a pesar de los pesares, no lo duden tampoco, vayan a éste. Porque han de saber desde ya que la historia viva de la música española se presenta al alcance de las manos en muy raras ocasiones. Y si lo hace, generalmente, será una sola vez. Y además no tiene por costumbre llamar a ninguna puerta.