Viernes 18/08/2017. Actualizado 14:06h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Tribuna libre

Un hijo con síndrome de Down

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Gonzalo y Paula acaban de tener el tercer hijo, y tiene  síndrome de Down.  Nació el pasado 9 de agosto.  Es una historia real y que merece la pena.

Un artículo de...

Javier Arnal
Javier Arnal

Más artículos de Javier Arnal »

            Gonzalo y Paula acaban de tener el tercer hijo, y tiene  síndrome de Down.  Nació el pasado 9 de agosto.  Es una historia real, y que merece la pena que no quede en el olvido, porque la reacción de los padres y abuelos me ha emocionado y ofrece unas reflexiones de calado sobre el valor de la vida. Conozco bien a los abuelos maternos, Porfirio y Salomé,  y no me ha  extrañado su reacción, por su gran calidad humana y espiritual, por su honda formación cristiana,  con una grandeza de corazón que explica cómo han recibido a su nuevo nieto, con alegría y serenidad, que superan el dolor y la contrariedad. Tienen claro que Dios da la vida, y la da como estima oportuno.

Para resumir cuál ha sido la reacción de los padres, basta reseñar que han elegido para él  el nombre de Natanael, que significa “regalo de Dios”, porque así han recibido al hijo. Los padres han redactado una carta para la familia, que leerán dentro de unos días en el bautizo de Natanael Zubieta Laguna, y que me autorizan a citar. Deseo transcribir recoger algunos párrafos  por su grandeza y enjundia.

            “Nos dieron los resultados sobre la salud de Natanael – se lee en esa carta- y no era lo que esperábamos. Natanael pasó la mayoría de las pruebas asociadas con síndrome de Down, ya que normalmente los bebés con esta condición tienen daños en el cerebro, corazón, órganos internos e incluso problemas de tiroides, y por eso no salió ningún indicador durante el embarazo. Natanael fue todo un campeón ya que no presentó ningún daño y esto ya es un tremendo milagro que tiene a los doctores descolocados. El único test que confirmó el diagnóstico fue el de cromosomas, donde verificaron el síndrome”.

            A estas palabras de  los padres hay que añadir que, aunque antes del parto se hubiera confirmado que el bebé tenía síndrome de Down, lo hubieran aceptado y recibido con igual alegría.

            “Le pedimos a Dios – continúa esa carta- que nos ayudara a entender nuestras emociones y  sentimos que nos dio una explicación muy sencilla. El tercer hijo era un camino conocido lleno de expectativas (…). Natanael es una gran bendición para nuestra familia y simplemente tenemos que vivir este proceso paso a paso sabiendo que en nuestra debilidad somos fuertes en Jesús”.

            ¡Quién iba a decir a Gonzalo y Paula, que iniciaron hace unos meses la fundación “The Dream Giver” para ayudar a jóvenes con pasión por el emprendimiento social que les iba a nacer Natanael, a quien llaman también el “Dador de Sueños”! Un emprendimiento social de primera magnitud es haber recibido – como lo han hecho -  a un hijo con síndrome de Down.

            Toda una lección de Gonzalo y Paula, que da muchas luces a todos. Al menos, a mí.

Etiquetas
“Somos
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·