Miércoles 07/12/2016. Actualizado 12:04h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Tribuna libre

Una imagen, ¿vale más que mil palabras?

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Vivimos tiempos revueltos incluso en las fotografías que aparecen en los periódicos, y si el lector no está muy atento puede darse lugar a equívocos

Las gentes de la radio nunca hemos estado demasiado de acuerdo con esta aseveración porque siempre hemos creído que la magia de la radio y la imaginación están por encima de la imagen. Pero, en fin...

Vivimos tiempos revueltos y de poca claridad incluso en las fotografías que aparecen en los periódicos, y si el lector no está muy atento puede darse lugar a equívocos y a tergiversaciones de actitudes y de tomas de posición de algunos de los protagonistas.

Por ejemplo:

Un periódico nacional nos sorprende con una foto del Presidente del Gobierno, pala en mano, arrojando tierra sobre una porción de terreno. El lector menos avisado –teniendo en cuenta que estos días está en candelero la excarcelación de De Juana Chaos- podría pensar que Rodríguez Zapatero está “echando tierra al asunto”. Pero, no, pura y simplemente el Jefe del Ejecutivo está presidiendo la primera piedra de una nueva realización de SEAT en Martorell.

Han proliferado las fotos de Zerolo propinando un apasionado beso a una señora –al menos eso parece- de muy buen ver, rodeados por un grupo de personas que los contemplan complacidos. Aquí el equívoco salta a la vista, pero es sólo eso: una apariencia, que no cunda la alarma, Zerolo está celebrando con alborozo la aprobación de la Ley de Identidad de Género.

Socialistas de Valdemoro preparan en la foto sus sacos de dormir y sus objetos personales porque se disponen a protagonizar un encierro de protesta. Cualquiera pensaría –sería lógico- que protestan contra Esperanza Aguirre, o algo así. Pues no, su enfado está dirigido al Comité Regional del Parido Socialista con el que no están demasiado de acuerdo en la confección de las listas electorales de su pueblo.

Y contemplamos –pásmense- a Puigcercós con camisa blanca. Podría parecer que desde que es Consejero de la Generalitat y forma parte del Gobierno de Montilla ha renunciado a las camisas oscurísimas, que parece ser el presunto uniforme de las gentes de la Ezquerra Republicana de Cataluña. Pues, una vez más, las apariencias engañan. Para lo que se ha vestido de camisa blanca, impoluta, Puigcercós, es para aconsejar a los jóvenes que no paguen sus billetes de tren en protesta por el mal servicio que presta RENFE. Todo un consejo del Consejero.

Y no tiene desperdicio la fotografía de la Subdelegada del Gobierno en Alicante y próxima candidata a la alcaldía por el PSOE, Etelvina Andréu. Etelvina, encaramada en un taburete, desenfadada y juvenil ella, en una reunión con universitarios les dice que “todos hicimos botellón y no pasó nada. El botellón no es algo demoníaco como intenta hacer parecer el Partido Popular. No es tan malo. Yo lo hacía y no me pasó nada, no me he vuelto alcohólica ni drogadicta”. Optimista esta Etelvina. Eso de que no le ha pasado nada es un poco arriesgado que lo diga una Subdelegada del Gobierno que invita a los jóvenes de su demarcación administrativa a practicar el botellón. Y es que siempre quedan secuelas.

Y como todos los viernes “se nos aparece” la imagen seria, reconcentrada, enérgica y admonitoria de la Vicepresidenta Fernández de la Vega. Cualquiera pensaría que, como siempre, está poniendo a parir al Partido Popular y a sus dirigentes. Falso de toda falsedad. La seriedad, la concentración y el gesto severo son para decirnos que el Gobierno “ha tomado una decisión escrupulosamente legal”. Y por lo seria que se pone hasta parece que es verdad.

Y sonríe Zapatero en una foto en la que “aguanta”, como cualquier consumado actor de Hollywood un primer plano. Sonríe abiertamente. Y el lector que contempla la imagen puede pensar que “al mal tiempo, buena cara”. Pues no. Lo de buena cara sí, pero lo del mal tiempo, no. Como la foto es de la reunión de la Ejecutiva de su partido -y en esa reunión le ovacionaron y le mostraron su adhesión inquebrantable- es de suponer que sonreía al ver cómo sus conmilitones aprobaban la “decisión personal” de Rubalcaba.

Y el gran equívoco del mundo de la fotografía lo constituye Zapatero bebiendo junto a Narbona. ¿Estarían brindando por algo? ¿Con cava para contentar a Carod Rovira? ¿Con vino para fastidiar a la Ministra de Sanidad? Pues ni lo uno ni lo otro. Beben agua, simplemente agua, eso sí, en Murcia, que ya hace falta valor.

Y es que las imágenes, a veces, son muy traicioneras.