Sábado 23/09/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Tribuna libre

Entre la impertinencia y la mala educación

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Son personajillos que -con sus respuestas y contestaciones inanes, tópicas y repetitivas- transcurren entre la chulería la prepotencia y la indigencia mental.

Un artículo de...

Félix Gallardo
Félix Gallardo

Más artículos de Félix Gallardo »

Proliferan las ruedas de prensa en las que los protagonistas se salen de madre, muestran su mala educación y caen en la impertinencia más indeseable.

Es igual que se trate de un político populachero (más que populista), de un futbolero venido a más o de un famosillo de plató; todos tienen el exabrupto a flor de piel, la contestación desabrida en los labios y la mirada retadora frente al informador que interroga.

Discurren entre la prepotencia, la chulería y la indigencia mental, aunque más bien hay que pensar que se trata de un problema de carencias cerebrales, por cuanto la chulería puede ser de nacencia y la prepotencia, en semejantes especímenes, no tiene razón de ser.

Uno contesta a las preguntas porque la periodista le parece guapa, otro afea la indumentaria de quien trabaja en una rueda de prensa o el de más allá bromea sobre los apellidos del reportero. Todo un espectáculo.

A la vista de semejantes actitudes, hay que preguntarse si los periodistas tienen que aguantar carros y carretas por el solo delito de hacer preguntas en una rueda de prensa. Hay que valorar si estos sujetos, que además son reincidentes, no merecerían el más absoluto desprecio y la soledad total en sus comparecencias, comparecencias que -dicho sea de paso- aportan poco, son repetitivas, inanes y están plagadas de tópicos.

Está por ver que alguno de estos personajillos haya contribuido, con sus declaraciones, a lograr una información más completa e interesante para la opinión pública.

Para lo que dicen, lo podían decir en familia y nos ahorrábamos el viaje.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·